El presidente de Ecuador reitera su rechazo a las acciones de las FARC

  • Quito, 8 mar (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró hoy su rechazo a las acciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) las que, a su criterio, "hace rato han perdido su brújula en la lucha revolucionaria".

El presidente de Ecuador reitera su rechazo a las acciones de las FARC

El presidente de Ecuador reitera su rechazo a las acciones de las FARC

Quito, 8 mar (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, reiteró hoy su rechazo a las acciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) las que, a su criterio, "hace rato han perdido su brújula en la lucha revolucionaria".

"He condenado a las FARC y condeno esos actos que atentan contra los derechos humanos y si viviera el Che Guevara fuera el primero en condenar a las FARC que, yo creo que hace rato han perdido su brújula en la lucha revolucionaria", dijo Correa en una entrevista en el canal público Ecuador TV.

Reiteró que el hecho de que el ex subsecretario de Gobierno durante tres meses a inicios de 2007, José Chauvín, haya aceptado haberse reunido con el abatido jefe de las FARC, "Raúl Reyes" para tratar sobre la liberación de rehenes, no quiere decir que su administración esté involucrada con ese grupo irregular.

"Gracias a Dios en este país todavía no es delito ser amigo de alguien. ¿Cuántos amigos hubo aquí de (Augusto) Pinochet,(...) por supuesto que no estoy de acuerdo y yo no tendría esa clase de amistad, pero no vamos a condenar a nadie por ser amigo de alguien a no ser que por esa amistad también haya cometido delitos", señaló.

Rescató que Chauvín tiene el derecho de ser amigo de quien quisiese, pero reiteró que cuestiona a las FARC "en sus actos de violencia, en sus atentados a los derechos humanos, secuestros, en la vinculación con narcotráfico que parece que tienen".

"Obviamente personas que todavía en nombre de una lucha revolucionaria apoyan esas prácticas, creo que es condenable", señaló el jefe de Estado que critica que cierto sector de la prensa insista en insinuar que en Ecuador hay "narcopolítica", a lo que calificó de "disparate".

Chauvín está ahora detenido en la cárcel de máxima seguridad de Ecuador en medio de un proceso judicial que investiga presuntas relaciones con el narcotráfico al haber aceptado éste que era amigo de los hermanos Ostaiza, involucrados en una supuesta red que traficaba droga.

Correa reiteró que respaldará a la comisión que conformará el Gobierno para investigar el caso del bombardeo de Angostura, ocurrido el 1 de marzo de 2008, en el que murieron unas 26 personas, entre ellas, el portavoz internacional de las FARC, "Raúl Reyes".

El jefe de Estado aseguró que confían en la Fiscalía y la Justicia pues en manos de ella está la investigación, pero añadió que ha "ordenado" que se estructure una comisión integrada por la sociedad civil.

Apuntó que también la oposición puede enviar un representante y en caso de que ello ocurra, también habrá un delegado del Gobierno.

Correa recordó que han pedido a las universidades, iglesia, organizaciones sociales que envíen sus ternas para que el presidente elija de esas ternas para integrar la Comisión en la que también habrá representante de los militares.

La Comisión de Transparencia se encargará de investigar el bombardeo colombiano en el sector ecuatoriano de Angostura, el 1 de marzo de 2008, donde existía un enclave clandestino de las FARC.

Ese ataque, denominado por el Ejército de Colombia "Operación Fénix", también produjo la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países porque Ecuador consideró que se había violado su soberanía territorial.

El trabajo de investigación de la Comisión se unirá al que lleva a cabo la fiscalía de Sucumbíos (noreste), y ambos procesos intentarán, un año después, despejar las dudas que planean sobre las circunstancias que rodearon al bombardeo.

En la entrevista, Correa volvió a criticar la falta de seguridad por parte de Colombia en la frontera sur y señaló que hay problemas de seguridad en la frontera norte de su país pese a que se ha enviado a 7.000 militares y 3.500 policías.