El vicepresidente colombiano dañó la imagen del país con descalificaciones, dice una ONG

  • Bogotá, 6 mar (EFE).- El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, dañó aún más la imagen internacional del país al descalificar sin argumentos a los participantes en una reciente audiencia en el Congreso de Estados Unidos sobre los derechos humanos en la nación suramericana, dijo hoy una ONG en Bogotá.

El vicepresidente colombiano dañó la imagen del país con descalificaciones, dice una ONG

El vicepresidente colombiano dañó la imagen del país con descalificaciones, dice una ONG

Bogotá, 6 mar (EFE).- El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos, dañó aún más la imagen internacional del país al descalificar sin argumentos a los participantes en una reciente audiencia en el Congreso de Estados Unidos sobre los derechos humanos en la nación suramericana, dijo hoy una ONG en Bogotá.

Las acusaciones infundadas "ponen en entredicho las libertades democráticas en Colombia", consideró la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (Codhes), que indicó que también suponen un peligro para la seguridad de las personas señaladas.

Santos afirmó ayer en Bogotá que los asistentes a la reunión sobre los derechos humanos y la violencia sindical en Colombia que se celebró el 12 de febrero último en Washington llevan a cabo una "campaña de desprestigio internacional contra Colombia y odian y le tienen inquina al presidente Álvaro Uribe.

La audiencia fue convocada por el presidente del Comité de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el demócrata George Miller, quien ayer recibió una fuente réplica de Santos en la que lo tildó de "enemigo de Colombia" y le pidió "juego limpio".

La ONG afirmó en una declaración pública que las palabras de Santos son "sorprendentes y apresuradas".

"Cerrar los espacios democráticos y limitar la libertad de opinión no es una buena práctica ni dentro ni fuera del país", sostuvo Codhes, que indicó que "no hay una verdad revelada y todas las opiniones deben considerarse, sobre todo en tiempos en los que se define el futuro de guerra o paz para Colombia".

"Descalificar a quienes expresan otros puntos de vista y hacerlo sin argumentos es una forma autoritaria, excluyente y profundamente antidemocrática que le hace más daño a la imagen internacional del país", subrayó la ONG.

La misma fuente advirtió de que parece que el Gobierno de Uribe se mueve en el exterior para evitar críticas u opiniones diferentes, impedir un debate público sobre la realidad del país y silenciar a quienes piensan distinto.