Familiares están preocupados porque las FARC mencionan un número de rehenes menor

  • Bogotá, 30 mar (EFE).- La organización que reúne a los familiares de militares y policías que están en manos de las FARC se mostró hoy preocupada porque la guerrilla redujo sin explicación el número de integrantes de la lista de rehenes canjeables por rebeldes presos.

Familiares están preocupados porque las FARC mencionan un número de rehenes menor

Familiares están preocupados porque las FARC mencionan un número de rehenes menor

La nueva propuesta de las FARC genera esperanzas, pero el Gobierno calla

La nueva propuesta de las FARC genera esperanzas, pero el Gobierno calla

Bogotá, 30 mar (EFE).- La organización que reúne a los familiares de militares y policías que están en manos de las FARC se mostró hoy preocupada porque la guerrilla redujo sin explicación el número de integrantes de la lista de rehenes canjeables por rebeldes presos.

El grupo insurgente hizo mención de veinte uniformados en esa condición y no de los veintidós de quienes se tienen registros, advirtió a Efe en Bogotá la presidenta de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), Marleny Orjuela.

"Nos asiste esta preocupación: ¿qué pasa con los otros dos?", expresó la activista al aludir a esa parte puntual del mensaje sobre los rehenes que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) divulgaron el domingo por internet.

La presidenta de Asfamipaz se preguntó si se trata de una equivocación de quienes redactaron la comunicación, que está dirigida al grupo Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), que es encabezado por la congresista opositora Piedad Córdoba.

"Nos preocupa que las FARC hablen de veinte, cuando tenemos pruebas (de vida) de veintidós", insistió Orjuela, cuya organización defiende una salida negociada al caso de estos rehenes, que en algunos casos llevan más de once años en cautividad.

La cifra que preocupa a Asfamipaz aparece en un mensaje fechado el pasado 28 de marzo en el que el Secretariado o mando central rebelde reitera que está listo para "el canje de prisioneros de guerra".

Asimismo, renuncia a su pasada exigencia de un territorio desmilitarizado para negociar el acuerdo humanitario con el Gobierno al que condiciona el intercambio de los rehenes por medio millar de rebeldes presos, al indicar que el lugar ya no será un obstáculo.

Para las FARC, esta operación debe ser acompañada, además del por el grupo Colombianas y Colombianos por la Paz, por una veeduría o instancia de observación internacional.

"Estamos analizando las propuestas de la senadora Piedad Córdoba encaminadas a dinamizar el camino hacia la paz con justicia social, y en este marco anunciamos el compromiso de enviar, cuando tengamos condiciones propicias, pruebas de supervivencia de los 20 militares y policías prisioneros a sus familiares", dice la nota.

Los rebeldes también anuncian en el mensaje que entregarán, cuando las condiciones lo permitan, los restos del mayor de la policía Julián Ernesto Guevara, que murió por una enfermedad no precisada en enero de 2006 tras seis años de secuestro.

Además, piden a CCP que exijan al Gobierno del presidente Álvaro Uribe que les entreguen los cadáveres del segundo al mando de las FARC, "Raúl Reyes", muerto en el bombardeo colombiano de marzo de 2008 a su base en Ecuador, y de "Iván Ríos", asesinado una semana después por su jefe de seguridad en el noroeste del país.

A pesar de su preocupación por el número de rehenes, la presidenta de Asfamipaz consideró "importante y positivo" este mensaje de los rebeldes, que hace parte de un intercambio epistolar entre el grupo CCP y las FARC abierto por los primeros en septiembre pasado.

"Para nosotros es importante que el asunto de doña Emperatriz (de Guevara, madre del mayor fallecido) se solucione", dijo Orjuela, cuya organización también ha acompañado a la familia del rehén muerto en su propósito de recuperar los restos.