Hallan los cadáveres de tres indígenas colombianos asesinados por las FARC

  • Bogotá, 28 mar (EFE).- Un grupo de dirigentes indígenas y activistas encontró en el suroeste de Colombia los cadáveres de tres nativos de la comunidad awá al parecer asesinados por la guerrilla de las FARC el año pasado en el departamento de Nariño, informaron hoy líderes aborígenes.

Hallan los cadáveres de tres indígenas colombianos asesinados por las FARC

Hallan los cadáveres de tres indígenas colombianos asesinados por las FARC

Bogotá, 28 mar (EFE).- Un grupo de dirigentes indígenas y activistas encontró en el suroeste de Colombia los cadáveres de tres nativos de la comunidad awá al parecer asesinados por la guerrilla de las FARC el año pasado en el departamento de Nariño, informaron hoy líderes aborígenes.

Los cuerpos fueron hallados el viernes en un poblado de Nariño próximo al río Palí (700 kilómetros al suroeste de Bogotá), donde cerca de 800 indígenas y activistas realizan una marcha para pedir garantías para la comunidad, luego de que las FARC mataran en febrero pasado a al menos otras ocho personas.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) indicó en un comunicado que de acuerdo con las primeras labores de identificación, los cuerpos encontrados son los de Orlando Taicús y sus hijos James y Hugo, asesinados por las FARC en septiembre de 2008 pasado, según informaciones de la comunidad.

Wilson Sánchez, portavoz de la Defensoría del Pueblo que acompaña la marcha, confirmó que los cuerpos fueron encontrados enterrados dentro de unas viviendas.

"Prevemos el hallazgo de más fosas comunes", añadieron los directivos de la ONIC y del pueblo awá.

El pasado 3 de febrero, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) asesinaron, según líderes indígenas, a al menos 18 nativos al acusarlos de colaborar con las autoridades.

Sin embargo, en su momento el grupo guerrillero admitió haber asesinado a ocho indígenas.

La movilización indígena se propone hallar los cadáveres de cinco de los ocho awás que las FARC admitieron haber matado, los otros tres fueron recuperados por militares, y conocer la suerte de otros nueve indios desaparecidos desde febrero.

De otra parte, Noraldo Chiricuá, directivo de la ONIC, señaló que la protesta pacifica que comenzó el lunes pasado ha sido dificultada por la lluvia, la falta de alimentos y el peligro de pasar por sitios donde hay minas explosivas instaladas por los guerrilleros.

Un helicóptero oficial fue enviado al sitio de la protesta para atender a los marchantes enfermos.