La ONU advierte del "desplazamiento masivo" de civiles por los combates en Pakistán

  • Ginebra, 11 may (EFE).- El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió hoy de que se está produciendo un "desplazamiento masivo" en el noroeste de Pakistán, donde se extienden los combates entre el ejército e insurgentes talibanes.

Ginebra, 11 may (EFE).- El alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) advirtió hoy de que se está produciendo un "desplazamiento masivo" en el noroeste de Pakistán, donde se extienden los combates entre el ejército e insurgentes talibanes.

Los civiles aprovechan cuando se levanta parcialmente el toque de queda vigente para dirigirse a áreas más seguras.

En unos pocos días, entre 150.000 y 200.000 personas han llegado a zonas consideradas más seguras, como la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), y otras 300.000 se dirigen a la misma o están listas para partir, según el organismo humanitario.

Estos civiles provienen principalmente de los distritos del Bajo Dir, Buner y Swat, y se suman a otro medio millón de desplazados que han huido en el último año de las hostilidades en la NWFP y que ya están registrados como refugiados por las autoridades locales y el ACNUR.

"Estos nuevos flujos de desplazados están provocando una presión adicional en los recursos disponibles" para esta emergencia, declaró en Ginebra el portavoz de la agencia de la ONU, Ron Redmond.

Explicó que los últimos reportes recibidos indican que las rutas desde Swat y Buner están abarrotadas de todo tipo de vehículos -incluidas carretas- que transportan familias que huyen de los combates y que sólo llevan algo de ropa.

Estas víctimas del conflicto han relatado a los cooperantes las dificultades de conseguir un medio de locomoción para llegar a zonas más seguras y que han tenido que pagar tarifas exorbitantes (de varios cientos de dólares) para alquilar algún vehículo.

El ACNUR ha instalado doce centros para registrar a los nuevos refugiados en tres distritos (Mardan, Swabi y Charsada), pero considera que no es suficiente y planea abrir 75 más, así como centros humanitarios para las personas que permanezcan fuera de los campamentos de refugiados.

En total, la agencia de Naciones Unidas ha abierto y gestiona once campamentos que albergan a 93.000 personas, mientras que otros cientos de miles son acogidas por familiares, amigos o alquilan una habitación.