Majapakse rechaza que se hayan cometido crimenes de guerra en la ofensiva contra el LTTE

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de Sri Lanka, Mahinda Rajapakse, negó que el Ejército ceilandés haya cometido crímenes de guerra en su ofensiva contra los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) que culminó la semana pasada con la rendición del grupo separatista.

De igual modo, Rajapakse descartó que se vaya a crear, en este sentido, una comisión independiente para investigar el comportamiento de los soldados durante el ataque final contra los rebeldes. Según Naciones Unidas, cerca de 7.000 civiles podrían haber muerto al haber quedado atrapados entre la guerrilla y las fuerzas militares. En este sentido, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha viajado a Sri Lanka para examinar sobre el terreno la situación humanitaria.

Poco antes del viaje de Ban, Majapakse defendió la estrategia militar y llegó a afirmar que dejaría que le "ahorcaran" si con ello conseguía destruir al LTTE. Incluso, acusó a "factores externos" de intentar frustrar la operación contra los rebeldes tamiles empleando "la amenaza de los tribunales internacionales", en comentarios recogidos por la agencia misionera de noticias MISNA.

Mientras, la agencia de noticias Tamilnet, asociada a los rebeldes, mantiene que las condiciones de los civiles desplazados "son similares a las de los campos de concentración nazis", acusando al Ejército ceilandés de secuestrar a niños desplazados y de violar a las mujeres recluidas en los campos de refugiados.

En este sentido, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas tiene previsto reunirse la semana próxima para decidir si pone en marcha o no una comisión independiente para determinar responsabilidades durante la ofensiva militar ceilandesa.