Mañana se cumple un año de la muerte de "Tirofijo", el fundador de las FARC

  • Bogotá, 25 mar (EFE).- El guerrillero Pedro Antonio Martin, más conocido como "Manuel Marulanda Vélez" o "Tirofijo", fundador y jefe por más de cuatro décadas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cumple mañana un año de haber muerto en un mes que fue para ese grupo un "marzo negro".

Mañana se cumple un año de la muerte de "Tirofijo", el fundador de las FARC

Mañana se cumple un año de la muerte de "Tirofijo", el fundador de las FARC

Bogotá, 25 mar (EFE).- El guerrillero Pedro Antonio Martin, más conocido como "Manuel Marulanda Vélez" o "Tirofijo", fundador y jefe por más de cuatro décadas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cumple mañana un año de haber muerto en un mes que fue para ese grupo un "marzo negro".

El legendario rebelde de 78 años, que era considerado el guerrillero más viejo del mundo y tenía medio centenar de órdenes de captura por una infinidad de delitos, falleció de un ataque al corazón, según las FARC.

Esa guerrilla reconoció la muerte de "Tirofijo" dos meses después de que el Gobierno colombiano informara sobre el deceso.

Guillermo León Saenz, alias "Alfonso Cano", fue escogido como máximo líder de esa guerrilla, en reemplazo de "Marulanda".

Las autoridades y diversos analistas coinciden en que las FARC están diezmadas y según el Ministerio de Defensa sus guerrilleros, que llegaron a ser más de 20.000, hoy en día no superan los 8.000.

En ese "marzo negro" fue abatido el día 1 el portavoz internacional y segundo al mando de las FARC Luis Edgar Devia, "Raúl Reyes", en una incursión de tropas colombianas a territorio ecuatoriano, tras la cual se desencadenó una crisis diplomática con Ecuador y de paso con Venezuela.

Una semana más tarde otro cabecilla de las FARC, "Iván Ríos", fue ultimado por su guardia personal, para cobrar una recompensa.

Tras la muerte de "Tirofijo" se conocieron documentos y detalles sobre sus últimos días.

Una ultima comunicación dirigida a los líderes de las FARC por "Tirofijo" el 21 de marzo de 2008 muestra al insurgente pidiendo reforzar los ataques contra las fuerzas estatales.

Además "Tirofijo" reclama una ofensiva para presionar el acuerdo humanitario para el intercambio de políticos, militares y policías secuestrados por guerrilleros presos.

El viejo guerrillero también se preocupa por la confiscación de computadores de jefes como "Raúl Reyes", con importante información que teme que sea utilizada por el Gobierno "para promover una campaña internacional en contra de Venezuela y Ecuador y para hacer seguimiento a las actividades de las FARC".

Los medios colombianos también indicaron que las FARC fusilaron a los sepultureros de "Tirofijo" por orden de su compañera sentimental para evitar que el Ejército ubique el sitio en el fueron enterrados sus restos.

Poco antes de que las FARC admitieran la muerte, las Fuerzas Militares colombianas afirmaron que "Tirofijo" podía haber perecido en bombardeos.

En enero último el diario La Nación de la ciudad colombiana de Neiva publicó una foto de "Tirofijo" en su lecho de muerte, vestido con uniforme camuflado.

Con motivo de este aniversario, la Coordinadora Continental Bolivariana (CCB), convocó desde Caracas el "Día del Derecho a la Rebelión Armada" que se celebrará en diez países en homenaje a "Tirofijo".

Carlos Casanueva, secretario general de la CCB y miembro del Comité Central del Partido Comunista chileno, aseguró que también se celebrarán jornadas en memoria de "Tirofijo" en Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Alemania, Dinamarca, España, e Italia.

Los actos en Venezuela incluirán ofrendas florales en la tumba del Libertador Simón Bolívar y una marcha desde el centro de Caracas hasta la plazoleta construida en honor del guerrillero colombiano en el popular barriada del "23 de Enero".

Mientras tanto en Colombia las autoridades atribuyeron a una manera de conmemorar el aniversario los ataques recientes en varias regiones, los últimos de ellos el martes en Bolívar (norte) y Guaviare (sur), en los que murieron siete militares y policías.