Más de 2.100 civiles huyen del último bastión de los Tigres Tamiles en Sri Lanka, según el Ejército

Más de 2.100 civiles huyen del último bastión de los Tigres Tamiles en Sri Lanka, según el Ejército

Más de 2.100 civiles huyen del último bastión de los Tigres Tamiles en Sri Lanka, según el Ejército

COLOMBO, 6 (Reuters/EP)

Más de 2.100 personas han huido recientemente de la zona de seguridad en la que el Ejército de Sri Lanka mantiene acorralados a los combatientes de los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE), según afirmaron las autoridades ceilandesas, que aseguraron que al menos 453 rebeldes tamiles han muerto durante estos últimos tres días. "Ayer, 2127 (civiles) salieron del norte de la zona de seguridad en (la región de) Chalai", dijo el portavoz del Ejército, el general de brigada Udaya Nanayakkara.

Nanayakkara explicó que los civiles siguen saliendo de la zona a lo largo de hoy, pero reconoció que no se conoce el número preciso de los refugiados. Mientras, otras fuentes militares revelaron que varios líderes del LTTE se han rendido en los últimos días. Algunos diplomáticos temen que la guerra desemboque en un baño de sangre si los Tigres Tamiles organizan una ofensiva suicida a gran escala o el Ejército ataca de forma indiscriminada.

El secretario de Defensa ceilandés, Gotabaya Rajapaksa, declaró ayer al respecto que las tropas no se apresurarán en acabar con los Tigres Tamiles sino que intentarán proteger a la población y aprovechar el creciente descontento de los civiles hacia el LTTE.

"No tenemos planes de entrar en la zona de seguridad inmediatamente. Nuestro objetivo es sacar de forma segura a los civiles", manifestó Rajapaksa a la cadena británica BBC. Por el momento los rebeldes no se han pronunciado sobre las últimas declaraciones del Ejército. Rajapaksa estimó que los Tigres Tamiles no "volverán a ser una fuerza viable" y señaló que, según algunas fuentes, "existen muchas diferencias entre los (líderes) rebeldes".

Por otro lado, los Tigres Tamiles, la ONU y la ONG Human Rights Watch acusan al Ejército ceilandés de bombardear las áreas civiles, un extremo que ha sido desmentido por Colombo al estimar que estas informaciones son una estrategia de los rebeldes tamiles para alcanzar una tregua.

La página pro rebelde TamilNet.com publicó hoy sin citar fuente alguna que al menos 71 civiles han muerto y otros 143 han resultado heridos desde el sábado a causa de la ofensiva de las fuerzas gubernamentales. Estas cifras no han podido ser contrastadas debido a las restricciones impuestas a los observadores internacionales para acceder a la región.

Más de 64.200 personas han escapado de las áreas dominadas por los rebeldes tamiles desde principios de año. Algunos testigos afirman que los combatientes del LTTE disparan contra aquellos que intentan huir, mientras que los rebeldes insisten en que la población que permanece en estas zonas es por elección propia.

PETICIÓN DE ALTO EL FUEGO

Por otra parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, urgió ayer a las partes implicadas en el conflicto a acordar un alto el fuego y expresó su preocupación por los casi 200.000 civiles que se cree que se encuentran en la zona donde se desarrollan los conflictos, según informó el diario norteamericano 'The New York Times'. Asimismo, la ONU sostiene que el LTTE utiliza a decenas de miles de civiles como escudos humanos y ha instado al Ejército a protegerlos.

Tanto el LTTE como el Gobierno han ignorado la posibilidad de pactar una tregua y el presidente ceilandés, Mahinda Rajapaksa, pidió ayer al líder de los Tigres Tamiles, Velupillai Prabhakaran, que se entregue junto a los últimos milicianos.