Policías discapacitados harán otra travesía en sillas de ruedas por la libertad de los secuestrados

  • Bogotá, 12 feb (EFE).- Un grupo de 19 policías discapacitados emprenderá el próximo 2 de marzo una nueva travesía en sillas de ruedas para exigir la liberación de los 22 militares y policías de Colombia que siguen como rehenes de la guerrilla de las FARC, dijeron hoy en Bogotá fuentes de la organización que los reúne.

Policías discapacitados harán otra travesía en sillas de ruedas por la libertad de los secuestrados

Policías discapacitados harán otra travesía en sillas de ruedas por la libertad de los secuestrados

Bogotá, 12 feb (EFE).- Un grupo de 19 policías discapacitados emprenderá el próximo 2 de marzo una nueva travesía en sillas de ruedas para exigir la liberación de los 22 militares y policías de Colombia que siguen como rehenes de la guerrilla de las FARC, dijeron hoy en Bogotá fuentes de la organización que los reúne.

Los policías saldrán de Bucaramanga y esperan recorrer en once días los 422 kilómetros de la carretera que une a esa ciudad del nordeste del país con la capital colombiana.

La travesía es la tercera de la misma naturaleza y con igual objetivo que estos policías realizan en menos de un año, por iniciativa de la Fraternidad de Personas en condición de discapacidad de la Policía Nacional (Frapon).

"Mientras un solo colombiano esté secuestrado, todos los colombianos estaremos secuestrados", afirmó el presidente de esta organización no gubernamental (ONG), Luis Alberto Ninco, en un comunicado público.

"Seguiremos rodando por el país hasta que todos sean liberados", prometió Ninco, uno de los discapacitados en actos de servicio que el año pasado hicieron las dos primeras travesías, que partieron de Medellín (noroeste) y Cali (suroeste), ambas con destino Bogotá.

Con la nueva travesía, los policías clamarán por la puesta en libertad de los veintidós militares y policías que siguen en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los cautivos conforman el grupo de rehenes que les queda a las FARC, que pretenden canjear por medio millar de insurgentes presos, mediante un acuerdo humanitario negociado con el Gobierno.