Rózsa-Flores preparaba la defensa militar de la provincia de Santa Cruz

  • Budapest, 22 abr (EFE).- Eduardo Rózsa-Flores, que murió el pasado día 16 en Bolivia en una operación policial contra una banda que supuestamente planeaba atentar contra el presidente Evo Morales, viajó a ese país para organizar la defensa de Santa Cruz contra una ofensiva del Gobierno.

Budapest, 22 abr (EFE).- Eduardo Rózsa-Flores, que murió el pasado día 16 en Bolivia en una operación policial contra una banda que supuestamente planeaba atentar contra el presidente Evo Morales, viajó a ese país para organizar la defensa de Santa Cruz contra una ofensiva del Gobierno.

Según aseguró él mismo en una entrevista grabada el 8 de septiembre de 2008 y transmitida anoche por la televisión pública húngara, Rozsa afirmó que iba a viajar a Bolivia para organizar la defensa militar de Santa Cruz, su provincia natal.

"La situación va empeorándose y se temen actos violentos en el país", afirmó en la entrevista, cuando también reconoció que la meta de su lucha era "declarar la independencia de Santa Cruz, con métodos pacíficos, pero mostrando fuerza".

"Se teme que el Gobierno ataque la provincia. Estamos preparados para declarar en pocos meses la independencia y hacer un nuevo país", subrayó Rózsa-Flores antes de partir.

Las región de Santa Cruz, junto a las de Beni, Pando y Tarija, iniciaron el pasado año un proceso autonómico que les enfrentó al Gobierno y que provocó episodios violentos entre opositores autonómicos y partidarios gubernamentales.

Rózsa-Flores, con triple nacionalidad (boliviana, húngara y croata) adquirió experiencia de combate en los Balcanes y por eso, dijo, se le pidió que organizara la defensa militar de la provincia de Santa Cruz.

En las declaraciones no aclaró quién le hizo tal pedido.

"No tengo miedo de morir. Si pasa algo en mi tierra natal, eso estaba escrito", declaró.

El director de la televisión pública húngara, András Kepes, explicó que Rózsa le había pedido que la entrevista se mantuviera en secreto y sólo autorizó el uso del material en caso de que le pasara algo.

"Esta cinta es el testamento de Rózsa", dijo el director.

Junto a Rózsa-Flores, en la operación de la policía boliviana perdieron la vida Magyarosi Árpád (rumano de origen húngaro) y Dwyer Michael Martin (irlandés).

Además, fueron detenidos Mario Francisco Tadic Astorga (boliviano, con pasaporte croata) y Elöd Tóásó (húngaro).

Hungría exigió ayer información oficial a Bolivia sobre el caso, mientras que el nuevo ministro de Exteriores magiar, Péter Balázs, expresó sus dudas sobre la versión oficial boliviana.

Rózsa, que según la prensa magiar era de padre húngaro y madre española, creció en Bolivia y más tarde fue voluntario en el Ejército croata, por lo que obtuvo esa ciudadanía también.