Simulan una amenaza de artefacto explosivo en el aeropuerto en una operación que culmina con éxito

GRANADA, 26 (EUROPA PRESS) El aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén ha sido el escenario elegido para desarrollar un completo simulacro de amenaza de artefacto explosivo en instalaciones aeroportuarias en una operación que ha culminado con éxito. En él han participado activamente los ministerios de Fomento, Interior, la Subdelegación del Gobierno en Granada, Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Andalucía, así como las Policías Locales de Chauchina y Santa Fe, y bomberos de Granada, según informó la Subdelegación en una nota. El ejercicio consistió en simular que un empleado de una empresa del aeropuerto, con las facultades mentales perturbadas, colocaba dos artefactos simulados en emplazamientos distintos de la zona restringida de seguridad del aeropuerto y avisaba de su colocación al Servicio de información al público. Acto seguido el personal que recibe dicha llamada activó los procedimientos de alerta previamente estipulados en los Planes de Emergencia, con Navegación Aérea y el Centro de Operaciones y Emergencia del aeropuerto, activándose inmediatamente dicho Plan. Una vez comprobada la veracidad de la amenaza, se desplegaron los dispositivos de seguridad oportunos y se movilizó al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil que tomaron posiciones con los equipos especializados en situaciones de amenaza de bomba y desalojaron las zonas e instalaciones del aeropuerto que se pudieran ver afectadas. Uno de los explosivos, colocado como señuelo, es detectado por las FF y CC en la zona anexa de la base de la torre de control y el otro artefacto, situado en distinto lugar, acaba explosionando sorpresivamente produciendo diversos muertos y heridos. Además, se activaron las ayudas externas necesarias para atención y asistencia de las personas afectadas y para el levantamiento de los cadáveres. Una vez finalizado el simulacro, el equipo evaluador deberá realizar un exhaustivo trabajo de análisis con el fin de elaborar un documento de conclusiones que, posteriormente, permitirá corregir los posibles errores producidos y mejorar en aquellas áreas que lo requieran con el objetivo final de llevar a cabo actuaciones eficaces en situaciones de este tipo. Con el fin de obtener óptimos resultados, el ejercicio se realizó con la mayor confidencialidad posible, al objeto de evaluar las acciones realizadas de la manera más real por parte de los organismos implicados, es decir, el Ministerio del Interior a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y la Unidad de Protección Civil; el Ministerio de Fomento, implicado a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea y de Aena. Por su parte, el gobierno de la Junta de Andalucía participó desplegando el Servicio de Protección Civil, con el 112 y 061, al igual que los ayuntamientos limítrofes que desplegaron a sus policías locales. Según recomiendan diversos organismos internacionales es conveniente realizar simulacros periódicos sobre las posibles situaciones de emergencia que se puedan darse dentro de los recintos aeroportuarios y en el espacio aéreo, con el objetivo de salvaguardar a la aviación civil de la comisión de estos actos ilícitos, aplicando los Planes de Emergencia vigentes con la finalidad fundamental de garantizar la seguridad tanto de los pasajeros, tripulaciones y personal de tierra, como de la población en general.