Un cardenal colombiano revela que las FARC y el ELN le han llamado para expresarle su disposición al diálogo

BOGOTÁ/ROMA, 7 (EUROPA PRESS)

El cardenal colombiano Darío Castrillón reveló hoy que algunos guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) le han llamado por teléfono a su casa en Roma para expresar sus intenciones de comenzar un diálogo con el Gobierno de Álvaro Uribe.

Castrillón, también presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei, comentó que esta semana conversó por teléfono con algunos de los rebeldes y pudo percibir que "hay una voluntad de apertura" para iniciar un proceso de paz. "Hemos hablado como colombianos y como cristianos", dijo desde el Vaticano en una entrevista a la emisora colombiana RCN.

El cardenal no dio a conocer los detalles de las conversaciones ni tampoco los nombres de los guerrilleros con quienes ha mantenido contactos telefónicos las últimas semanas. Sólo adelantó que, "a pesar de todas la dificultades", las FARC y el ELN están dispuestas a buscar una salida al conflicto armado.

A su juicio, en Colombia "llegó el momento para que la razón esté por encima de las armas y para que las armas defiendan la razón" y aseguró que Uribe "ha hecho esfuerzos muy importantes" porque ha procurado tener "siempre la puerta abierta al diálogo", aunque cree que, en este momento, debe fomentarse "un diálogo sincero, verdadero, un diálogo de cosas concretas" como la mejor vía de obtener resultados permanentes.

"Siento que también algunos miembros de la guerrilla ya están en este camino de cosas concretas", dijo el cardenal quien aclaró que "habrá siempre acciones que no entendemos, luchas que deploramos" pero aseguró que "estas acciones no oscurecen totalmente el panorama de la esperanza ni el horizonte de la paz".

Castrillón se mostró optimista ante la posibilidad de conseguir la reinserción de los rebeldes de las FARC y del ELN, así como conseguir una solución definitiva al conflicto armado. No obstante, destacó que "es imposible" poder alcanzar "una situación de paz" en Colombia "sin el perdón", pues recordó que "han habido ofensas, y ofensas muy fuertes, algunas veces de un lado y otras de otro lado".