Un ex paramilitar dice que se sentía como un miembro de la fuerza pública colombiana

  • Bogotá, 3 abr (EFE).- El ex paramilitar Freddy Rendón, jefe de un bloque de las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que actuaba en el noroeste del país, dijo en una diligencia judicial que siempre se sintió como un miembro más de las fuerzas de seguridad del Estado.

Un ex paramilitar dice que se sentía como un miembro de la fuerza pública colombiana

Un ex paramilitar dice que se sentía como un miembro de la fuerza pública colombiana

Bogotá, 3 abr (EFE).- El ex paramilitar Freddy Rendón, jefe de un bloque de las disueltas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que actuaba en el noroeste del país, dijo en una diligencia judicial que siempre se sintió como un miembro más de las fuerzas de seguridad del Estado.

Rendón confesó ante un fiscal de Medellín que durante su trayectoria en la lucha armada nunca tuvo inconvenientes ante los retenes militares o policiales que encontraba a su paso, según versiones que publican hoy medios periodísticos de esa ciudad.

El ex paramilitar "aseguró que nunca se sintió perseguido ni por el ejército ni por la policía u otra institución del Estado", precisa el diario medellinense El Colombiano.

"Manifestó incluso que cada vez que llegaba a un retén militar él era como un soldado o un policía más", añade el periódico sobre el testimonio que el antiguo mando de la ultraderecha ofreció el jueves durante una vista judicial.

"El Alemán", alias de Rendón, compareció ante un fiscal de la unidad creada para investigar y procesar a los desmovilizados de las AUC, organización que se disolvió a mediados de 2006 tras desarmar a más de 31.000 paramilitares.

Unos 650 de esos paramilitares pertenecían al Bloque Élmer Cárdenas (BEC), el reducto que Rendón tenía a su cargo y que actuó en las selvas de los límites de los departamentos de Antioquia y del Chocó hasta agosto de 2006, cuando se desarticuló.

Además de centenares de crímenes, al BEC se le atribuyen casos masivos de desplazamiento forzado y de usurpación de tierras de minorías étnicas en favor de empresas que establecieron en la región grandes plantaciones de palmas de aceite.

Como ejemplo de la connivencia de las fuerzas de seguridad con los paramilitares, Rendón detalló acciones previas y posteriores a un enfrentamiento del BEC con guerrilleros de las FARC en Bojayá, población del Chocó que fue escenario de la peor matanza de civiles en la historia del conflicto armado colombiano.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) causaron la muerte de 119 lugareños y heridas a otros tantos que se habían refugiado en el templo católico local, sobre el que cayó un cilindro de gas doméstico cargado con explosivos.

Según la versión periodística, Rendón dijo a la autoridad judicial que paramilitares bajo su mando sirvieron de guías, desde un avión y una embarcación de las Fuerzas Armadas, a unidades de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) y de la Armada Nacional destacadas en la zona de los choques.