Una periodista asegura que EE.UU. dirigió el rescate de Betancourt y la muerte de Reyes

  • Bogotá, 2 abr (EFE).- Una periodista colombiana que asegura ser mediadora del Gobierno de EE.UU. dijo hoy que militares de ese país dirigieron la operación de rescate de la ex rehén Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y otros once secuestrados, y además el ataque en el que murió el número dos de las FARC, "Raúl Reyes", en Ecuador.

Bogotá, 2 abr (EFE).- Una periodista colombiana que asegura ser mediadora del Gobierno de EE.UU. dijo hoy que militares de ese país dirigieron la operación de rescate de la ex rehén Ingrid Betancourt, tres estadounidenses y otros once secuestrados, y además el ataque en el que murió el número dos de las FARC, "Raúl Reyes", en Ecuador.

Olga Cecilia Vega, una refugiada en Estados Unidos y hermana de Baruch Vega, un conocido mediador entre las autoridades de ese país con narcos colombianos, aseguró hoy a emisoras locales que ella comprobó que los tres estadounidenses rehenes de las FARC eran agentes de la CIA.

"Lo puedo decir: eran agentes de la Central de Inteligencia Americana (CIA)", aseguró la mujer que fue contactada por Estados Unidos luego de hacer una entrevista exclusiva con Luis Édgar Devia, alias "Raúl Reyes", para el diario El Nuevo Herald en 2005.

Las historias que vivió durante sus cuatro encuentros con "Reyes" y las autoridades de Estados Unidos para mediar por los secuestrados de ese país las narra en un libro en el que también confirma que ese país coordinó, diseñó y puso en marcha los dos más importantes operativos que se hayan hecho contra las FARC.

"Toda esta operación fue en conjunto con las Fuerzas Militares de Colombia, pero fue dirigida, coordinada y diseñada totalmente por el Gobierno de Estados Unidos", dijo a Caracol Radio sobre el rescate de la ex candidata presidencial Betancourt y los tres estadounidenses.

La "Operación Jaque" permitió el rescate, además, de once policías y militares el pasado 2 de julio y los jefes militares colombianos aseguran que fue realizada totalmente por uniformados locales con alguna asistencia tecnológica de EE.UU.

Sobre la operación "Fénix", en la que fue abatido en territorio ecuatoriano "Raúl Reyes" dijo que la CIA ya tenía ubicados varios campamentos del jefe guerrillero y alguna persona encargada de entregarlo fue quien dejó el "material radiado" que permitió precisar su ubicación exacta.

"La persona que entregó a 'Raúl Reyes' tuvo que dejar material radiado, porque era la única manera de llegar al campamento para que pudieran ubicar el sitio exacto donde estaba", agregó.

Vega indicó que durante varios años medió entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno de Estados Unidos y sostuvo encuentros con "Raúl Reyes" en los que llegaron a algunos acuerdos entre las partes para buscar la liberación de los tres estadounidenses.

El principal de ellos fue la liberación de uno de los entonces norteamericanos secuestrados a cambio de una condena leve para el jefe de las FARC "Simón Trinidad", alias de Ricardo Ovidio Palmera, preso en Estados Unidos.

Sin embargo, por las dilaciones que hizo "Reyes" para liberar al estadounidense, Washington decidió condenarlo a 60 años de cárcel por conspirar para el secuestro de tres ciudadanos de ese país.

Al final de su proceso de mediación, ella asegura que era seguida por militares y policías colombianos que buscaban llegar a la cabeza de "Raúl Reyes", abatido el 1 de marzo de 2008.

Cuando los encuentros entre el jefe guerrillero y Vega comenzaron a ser más seguidos ella tuvo que salir del país y refugiarse en Estados Unidos debido a una entrevista que le hizo en 2005 y por la cual fue amenazada.

Sin embargo, continúo sus encuentros clandestinos en visitas esporádicas a Colombia.

En su libro, del cual no se ha conocido aún el título, entregará pruebas en vídeo, audio y mensajes que las FARC enviaron a las agencias del Gobierno estadounidense y de las negociaciones que se hacían.

Las operaciones "Jaque" y "Fénix" han sido los mayores logros de las fuerzas militares colombianas en contra de las FARC en sus más de cuatro décadas de historia y las Fuerzas Armadas han reiterado en repetidas ocasiones que EE.UU. no participó más que con alguna asistencia en tecnología de punta para su realización.