Uno de cada cinco niños refugiados tamiles ha desaparecido o ha sido secuestrado

LONDRES, 22 (EUROPA PRESS)

Uno de cada cinco niños refugiados tamiles ha desaparecido o ha sido apartado a la fuerza de uno de sus padres o de los dos en los campamentos de desplazados del norte de Sri Lanka, según revela un informe de la organización no gubernamental Save the Children recogido en el terreno por el corresponsal del diario británico 'The Independent'.

Según las diversas agencias humanitarias que operan sobre el terreno, cientos de menores han sido separados de sus padres en el caos que siguió a la huida de alrededor de 300.000 personas de las últimas tierras que controlaban los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) antes de su derrota definitiva ante el Ejército, anunciada el pasado fin de semana.

A causa del bloqueo informativo impuesto por el Gobierno en la zona del conflicto, es imposible estimar cuántas familias han perdido a alguno de sus hijos en los campos de refugiados. Según Save the Children, el Gobierno ha tomado algunas medidas para reunir a las familias, pero la situación sigue siendo dramática.

"El flujo de personas a los campamentos del Gobiernos es tan grande y tan rápido que tenemos a cientos de niños que han perdido a sus padres en el camino", declaró a 'The Independent' un responsable humanitario, Stein Lied. "La huida fue tan precipitada que hemos encontrado a madres lactantes que perdieron a sus recién nacidos mientras escapaban", añadió.

SECUESTROS DE NIÑOS

Varias organizaciones no gubernamentales han acusado a los grupos paramilitares progubernamentales del secuestro de numerosos niños en los campamentos de desplazados, supuestamente a causa de sus vínculos con los rebeldes. El Gobierno ha negado estas acusaciones.

Concretamente, la Coalición de Organizaciones No Gubernamentales contra el Reclutamiento de Niños Soldado acusó ayer a dos grupos paramilitares tamiles aliados del Gobierno --el Partido Democrático del Pueblo de Eelam y la Organización para la Liberación del Pueblo de Eelam Tamil-- de haber secuestrado a varios menores de edad tamiles en los campamentos de desplazados con el objetivo de chantajear a sus familias o de interrogarlos sobre sus vínculos con los Tigres Tamiles.

Estos secuestros, según la coalición, se habrían cometido fundamentalmente de noche, cuando la seguridad se relaja, y con el consentimiento del Gobierno central. "En la zona de Vavuniya, los grupos paramilitares aliados del Gobierno central han tenido libre acceso a los campamentos", afirmó la coalición en un comunicado.

"El secuestro de niños, de doce años de edad o incluso más pequeños, se está utilizando como forma de chantaje en los enfrentamientos entre familias", prosiguió. En otros casos, añadió, "se está capturando a menores supuestamente aliados del LTTE para interrogarlos o para que revelen sus vínculos con los Tigres".

El ministro para la Gestión de Desastres, Mahinda Samarasinghe, rechazó ayer estas acusaciones y aseguró que el Gobierno tiene "la responsabilidad de proteger a la población de los campamentos".