Uribe advierte de que las FARC son los "verdugos" de los indígenas, a quienes mantienen atemorizados

Uribe advierte de que las FARC son los "verdugos" de los indígenas, a quienes mantienen atemorizados

Uribe advierte de que las FARC son los "verdugos" de los indígenas, a quienes mantienen atemorizados

BOGOTÁ, 12 (EUROPA PRESS) El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, aseguró que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son los "verdugos" de los indígenas, a quienes mantienen atemorizados y asesinan, mientras "engañan al país" liberando algunos rehenes. "Al mismo tiempo que las FARC liberan 'gota a gota' a los secuestrados, se convierten en los verdugos de las comunidades indígenas", dijo Uribe, tras lamentar la muerte de los 17 aborígenes de la comunidad awá en el departamento de Nariño, quienes, al parecer, fueron masacrados por la guerrilla hace pocos días. De esta manera, insistió en criticar la actitud asumida por este grupo armado de liberar a seis rehenes la semana pasada, mientras continúa con sus acciones "terroristas" en Colombia, "asesinando" a más "inocentes". "Las FARC liberan a secuestrados con ánimo político. Lo importante es que los liberen, pero al mismo tiempo las FARC son el verdugo de los indígenas", reiteró. El mandatario colombiano aseguró que "la seguridad democrática protege a los indígenas, porque es para todos los colombianos", y aclaró que el Gobierno ha mantenido un constante esfuerzo por garantizar la protección de las comunidades aborígenes de todo el país. Varias comunidades indígenas de Nariño denunciaron que 17 personas de la etnia awá fueron asesinadas brutalmente por las FARC, en una incursión de este grupo armado a la población de Barbacoas. Por su parte, el gobernador de Nariño, Antonio Navarro Wolff, afirmó que otros 10 aborígenes fueron asesinados por la guerrilla en Ricaurte, municipio del departamento de Cundinamarca. Por su parte, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) alertó de que unos 120 aborígenes de la comunidad awá fueron secuestrados el pasado 4 de febrero por las FARC en la zona rural de Barbacoas.