Uribe pide de nuevo a Chávez que ayude a detener a los rebeldes de las FARC en la frontera

  • Bogotá, 3 may (EFE).- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, pidió hoy de nuevo a su colega de Venezuela, Hugo Chávez, que ayude a detener a los guerrilleros de las FARC que el pasado 29 de abril mataron a ocho militares colombianos en la frontera entre ambos países.

Uribe pide de nuevo a Chávez que ayude a detener a los rebeldes de las FARC en la frontera

Uribe pide de nuevo a Chávez que ayude a detener a los rebeldes de las FARC en la frontera

Bogotá, 3 may (EFE).- El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, pidió hoy de nuevo a su colega de Venezuela, Hugo Chávez, que ayude a detener a los guerrilleros de las FARC que el pasado 29 de abril mataron a ocho militares colombianos en la frontera entre ambos países.

"Hacemos un llamado respetuoso y urgente al presidente (de Venezuela, Hugo) Chávez, comandante de las Fuerzas Armadas de Venezuela, para que estos asesinos de nuestros soldados puedan ser capturados", dijo Uribe en Valledupar (noreste), adonde viajó para analizar el ataque.

El llamamiento es el segundo que Uribe hace a Chávez desde el día del ataque.

Las víctimas eran soldados profesionales de un batallón de lucha antiguerrillera que desactivaban minas antipersonales en uno de los cerros de la serranía fronteriza del Perijá y que el miércoles fueron atacados con morteros y ráfagas de fusil por rebeldes del frente 59 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La celada, que se presentó al sur de La Guajira, departamento de la frontera con Venezuela, desató unos combates en los que también resultó herido otro militar colombiano.

"El grupo narcoterrorista de las FARC que los asesinó, en clara violación de la soberanía de la hermana República de Venezuela, provino del territorio de la hermana república y allá se refugió, después del asesinato, como lo anota la inteligencia militar colombiana", denunció Uribe.

Uribe dijo que la reciente deportación por parte de Venezuela de cinco rebeldes del Ejército de Liberación Nacional (ELN), a los que Colombia recibió el sábado en la misma frontera, le da esperanza en que, con la voluntad del Gobierno de Chávez, los de las FARC también "puedan ser capturados".

Además de a Venezuela, el gobernante apeló a la Organización de Estados Americanos (OEA), al Grupo de Río, a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y a toda la comunidad internacional para que ayuden a Colombia en la tarea de detener a los "asesinos materiales e intelectuales" de los ocho soldados.

"Nosotros, respetuosos de todas las democracias, solidarios con todas las democracias en su lucha contra la violencia, necesitamos la solidaridad activa para arrestar en cualquier territorio a los terroristas que atentan contra la democracia colombiana, que han asesinado a tres generaciones de colombianos", expresó Uribe.

Agregó que los países hermanos y vecinos "saben que Colombia está siempre dispuesta a rechazar y a dar la contribución que las leyes ordenaren para combatir el terrorismo que quiera afectar a cualquier democracia".

"No venimos a pedir ayuda, venimos en nombre de una democracia respetable, a pedir que los asesinos no queden impunes en territorio alguno", enfatizó Uribe, tras admitir que el del ataque es "un tema difícil, doloroso, que exige toda la prudencia en su tratamiento y toda la franqueza".

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y los altos mandos de la Fuerza Pública acompañaron a Uribe en el consejo de seguridad que el gobernante convocó hoy en la base de un batallón de alta montaña en la serranía del Perijá.

Las malas condiciones meteorológicas impidieron el traslado de Uribe al lugar, por lo que la reunión se celebró en Valledupar, la capital del departamento del Cesar, también fronterizo.