Yesid Arteta dice que acepta la oferta de Uribe para buscar una solución política

  • Barcelona (España), 30 abr (EFE).- El ex guerrillero colombiano Yesid Arteta Dávila acepta la oferta del Gobierno de su país para trabajar por la reconciliación, aunque advierte que "jamás" prestará su nombre para desarrollar una estrategia de guerra, sino exclusivamente para "una salida política al conflicto colombiano".

Barcelona (España), 30 abr (EFE).- El ex guerrillero colombiano Yesid Arteta Dávila acepta la oferta del Gobierno de su país para trabajar por la reconciliación, aunque advierte que "jamás" prestará su nombre para desarrollar una estrategia de guerra, sino exclusivamente para "una salida política al conflicto colombiano".

En un comunicado que divulgó hoy, Arteta dice: "Acepto la oferta del Gobierno colombiano de trabajar en toda acción encaminada a la reconciliación aclarando que jamás prestaré mi nombre para desarrollar una estrategia de guerra, puesto que mi compromiso ético sólo obedece a la búsqueda de una salida política al conflicto colombiano".

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, anunció hoy en Italia que facilitará que Arteta cumpla misiones de paz en España, y explicó que conversó al respecto con el director de la Escuela de Paz y responsable de la cátedra de Derechos Humanos de la Unesco de la Universidad Autónoma de Barcelona, Vicens Fisas, quien trabaja con Yesid Arteta.

Arteta Dávila, antiguo miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que estuvo encarcelado hasta 2006, reside en Barcelona, se ha diplomado en un posgrado de Cultura de la Paz y se dedica a la investigación de conflictos internacionales, desde la política.

El ex guerrillero había sido capturado en 1996 por el Ejército colombiano en la selvática población de Remolinos del Caguán.

Arteta señala que "a pesar de no compartir el ideario del presidente (de Colombia) Álvaro Uribe, puesto que pertenezco al mundo de la izquierda, valoro altamente su actitud de reconocer mi labor en favor de la paz, al igual que su oferta de permitirme continuar dichos esfuerzos".

De cara al futuro, dice Arteta, "cualquier papel que eventualmente pueda cumplir en Colombia o en el exterior" será el resultado de "un acuerdo entre las partes".

El ex guerrillero considera que "en aras a construir futuros y confiables escenarios de diálogo, negociación y paz, es menester que las partes enfrentadas pacten acuerdos de carácter bilateral".

Arteta Dávila afirma que "desde la recuperación de mi libertad en julio de 2006, luego de purgar diez años de prisión, opté por el camino de la paz con justicia social y esta decisión es irreversible".

Fisas, por su parte, explicó a Efe que Arteta no quiere ser un "gestor de paz" porque este cargo se asocia con desertores de las FARC.

Según Fisas, la designación de gestor de paz está "muy podrida", porque, en dos ocasiones, ex guerrilleros de este grupo armado aceptaron este cargo.

El director de la Escuela de Cultura de Paz indicó que Arteta no hará declaraciones hasta que se aclare el nombre de la misión que le ha ofrecido el presidente colombiano.

Al respecto, Uribe dijo que Fisas le sugirió no nombrar a Arteta representante ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) porque le "desautorizarán".

Consultado por Efe, Uribe aseguró que Fises le dijo que tampoco "lo denomináramos (a Arteta) 'gestor de paz', sino 'instructor de paz', porque Arteta está actuando en una universidad como instructor de paz y dando ejemplo".

"Yo no tengo inconveniente como presidente en ejercer las competencias legales para facilitar que Arteta en España cumpla una misión de paz, me da lo mismo por la buena fe que él expresa nombrarlo Gestor de Paz o Instructor de Paz", dijo Uribe.

"Ello demuestra -concluyó el presidente de Colombia- que nosotros tenemos toda la determinación para derrotar el terrorismo y toda la generosidad para albergar a quienes quieran hacer la paz".