Hillary Clinton pide unas elecciones libres en Líbano

BEIRUT (Reuters) - La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, instó el domingo a los libaneses a celebrar elecciones "abiertas y libres" en junio, sin interferencias del exterior.

Clinton llegó a Beirut en una visita no anunciada para sostener un encuentro con el presidente Michel Suleiman, a seis semanas de que los libaneses voten en unas elecciones generales que enfrentará a una coalición apoyada por Occidente contra una alianza que reúne a Hezbolá y sus aliados, apoyada por Siria e Irán.

"El pueblo del Líbano debe poder elegir a sus propios representantes en elecciones abiertas y justas, sin el espectro de la violencia o la intimidación, libre de interferencia del exterior", dijo Clinton en un comunicado escrito distribuido a periodistas a bordo de su avión.

"Más allá de las elecciones, nosotros continuaremos apoyando a las voces de moderación en el Líbano, y a las instituciones responsables del Estado libanés en las que trabajan duro por construir", agregó.

Un alto cargo del Departamento de Estado que informó a los periodistas en el avión dijo que uno de los principales objetivos de Clinton es garantizar a los libaneses que los esfuerzos de Estados Unidos por trabajar con Siria e Irán no serán a costa de ellos.

"Nuestras conversaciones con los sirios no se dan a costa del respaldo a la independencia del Líbano", dijo.

Siria e Irán son los principales partidarios de Hezbolá, un grupo político y armado que libró una guerra contra Israel en el verano de 2006 y que tiene representantes en el Gobierno y el Parlamento libanés.

Estados Unidos y Arabia Saudí apoyan en cambio al primer ministro, Fouad Siniora, y a la coalición antisiria encabezada por los suníes, que tiene mayoría en el Parlamento. De momento las encuestas no dan un claro vencedor, por lo que se espera un resultado ajustado.

La primera visita de Clinton a Líbano también coincide con el cuarto aniversario de la retirada de las fuerzas sirias.

La presión internacional liderada por Estados Unidos y las protestas internas obligaron a Siria a poner fin a sus 29 años de presencia militar en Líbano como consecuencia del asesinato del ex primer ministro Rafik al Hariri en 2005.

"Nuestro respaldo actual a las Fuerzas Armadas libanesas sigue siendo un pilar de nuestra cooperación bilateral", dijo Clinton en el comunicado.

La coalición en el poder quiere que Hezbolá desbande su grupo armado y que entregue las armas al Ejército, pero el movimiento chií dice que las necesita para luchar contra Israel.