Kosovo.- España garantizó a EEUU que la retirada se haría atendiendo a "los mandos militares sobre el terreno"

La promesa fue trasladada por León al consejero de Seguridad Nacional de Obama, que entonces expresó su "comprensión" MADRID, 22 (EUROPA PRESS) El Gobierno español transmitió el pasado viernes al Ejecutivo estadounidense garantías de que la retirada de tropas españolas de la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR) se realizaría atendiendo al "criterio" de "los mandos militares sobre el terreno". Fuentes gubernamentales consultadas por Europa Press explicaron que esas garantías fueron el principal compromiso que trasladó el secretario general de la Presidencia del Gobierno, el diplomático Bernardino León, al consejero de Seguridad Nacional de la Administración norteamericana, el general retirado James L. Jones, un alto mando militar en la reserva con una larga experiencia en relaciones bilaterales en el plano militar con España. Esa promesa permitió un cambio de postura de la Administración que lidera Barack H. Obama, que, tras conocer la decisión del repliegue español de Kosovo afirmó públicamente que se sentía "profundamente decepcionada" por la retirada de las tropas en una operación en la que los aliados habían acordado en su inicio en 1999 entrar y salir "juntos". Las garantías transmitidas por León tranquilizaron a la Casa Blanca y el consejero de Seguridad Nacional norteamericano, un oficial que fue comandante supremo aliado de las Fuerza de la OTAN en Europa (SACEUR) y tiene amplia experiencia internacional en misiones de mantenimiento de la paz, trasladó entonces su "comprensión" a la decisión del Ejecutivo que lidera José Luis Rodríguez Zapatero. El compromiso adoptado ante la Administración Obama se sustentó en las garantías de que el repliegue militar español se realizará en todo caso porque es una decisión "política" pero siempre atendiendo al criterio "de los mandos militares sobre el terreno". Según esas mismas fuentes, ese compromiso conllevaría que tendrían que escucharse y atenderse las recomendaciones operativas que puedan transmitir el comandante supremo aliado (SACEUR), el general estadounidense John B. Craddock, el comandante en jefe de la misión de la OTAN en Kosovo (KFOR), el teniente general italiano Guisseppe E. Gay, y los altos mandos españoles sobre el terreno, además del comandante del Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa español (CMOPS), el teniente general Andrés Navas. Precisamente, la comunicación oficial de la retirada española al primer responsable operativo de las tropas aliadas en Kosovo, el general Guisseppe E. Gay, jefe de la KFOR, se produjo el mismo día en que la ministra de Defensa, Carme Chacón, la hizo pública en una visita por sorpresa a la Base de Istok, en la que dicho general ni siquiera estuvo presente, según confirmó a Europa Press un portavoz oficial del comandante en jefe de la KFOR. POSICIÓN DEL MINISTERIO DE DEFENSA Dos días después de estas conversaciones en Washington, el Ministerio de Defensa hizo hoy público un comunicado en el que clarifica su posición. El Departamento que dirige Carme Chacón subraya que el repliegue de "el grueso de las tropas" se realizará de forma "escalonada y flexible" en las fechas anunciadas por Chacón, es decir, "antes de que finalice el verano". La nota informativa asegura que la decisión del repliegue militar de Kosovo "es firme y se ha adoptado por el Gobierno teniendo en cuenta las necesidades operativas y de planeamiento" de las Fuerzas Armadas españolas. España mantiene en Kosovo un contingente de 625 militares, liderados en esta rotación y hasta mayo por el Mando de Artillería Antiaérea del Ejército, que asumía el mando del destacamento español por primera vez en la historia del despliegue en el territorio balcánico. El grueso de las tropas se concentra en la base de Istok, en el sector occidental de la KFOR, y se completa con un destacamento en el Valle de Osojane, en el que los militares españoles protegen desde hace años a una minoría serbia ortodoxa, especialmente a un grupo de religiosas.