La ONU estima que aún hay 50.000 civiles atrapados y advierte de los riesgos de su situación

La ONU estima que aún hay 50.000 civiles atrapados y advierte de los riesgos de su situación

La ONU estima que aún hay 50.000 civiles atrapados y advierte de los riesgos de su situación

MADRID, 24 (EUROPA PRESS)

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, subrayó hoy que aún hay decenas de miles de civiles atrapados en la zona situada en el noreste de Sri Lanka donde permanecen acorralados los rebeldes Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE), y señaló que todos los civiles corren un riesgo "extremadamente alto".

"Hay al menos 50.000 civiles y posiblemente incluso más allí", señaló Holmes a la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN, y aseguró que las dos partes aún emplean armamento pesado. "Los riesgos para estas personas son extremadamente altos, y ésta es nuestra preocupación principal", anotó. Para dirigir esta situación, los esfuerzos se centran en la vía de enviar un equipo humanitario a la zona de combate para evaluar la situación y que pueda llegar más ayuda.

"Tenemos un principio de acuerdo con el Gobierno de Sri Lanka, pero aún no ha sucedido", señaló Holmes. "Es necesario que se creen condiciones que lo hagan posible", añadió. Desde el 20 de abril, cerca de 140.000 civiles tamiles han huido de las zonas de combate en el norte, según fuentes gubernamentales, lo que deja a las agencias ceilandesas e internacionales en las zonas controladas por el Gobierno

De acuerdo con la Oficina de la ONU para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA) ya se han acomodado más de 80.000 desplazados internos en varios lugares, especialmente en escuelas, en los distritos de Vavuniya, Mannar y Jaffna. Sin embargo, se ha informado de enfrentamientos en la aldea de Valayanmadam, en el distrito de Mullaitivu, según la OCHA.

Mientras los trabajadores se enfrentan con este número creciente de desplazados, la OCHA asegura que las agencias humanitarias han recibido menos de un tercio de los 155 millones de dólares que se pidieron en febrero para satisfacer el incremento de estos civiles que huyen del conflicto.

Aunque hay alimentos suficientes, otros sectores como la sanidad, el agua y la higiene, así como el alojamiento y la educación, no cuentan con suficientes fondos. "Creo que los donantes responderán ahora", señaló Holmes, quien también anotó que, sin embargo, la financiación está relacionada con las condiciones que hay dentro de los campamentos o lugares donde permanecen los desplazados.

"Tenemos que estar seguros de que los campamentos y las condiciones en las que las personas permanecen corresponden a los niveles y a los principios internacionales", señaló. El ministro de Asuntos Exteriores ceilandés, Rohitha Bogollagama, declaró hoy que el Gobierno espera que hasta 20.000 civiles que aún permanecen en la zona de conflicto la abandonen.