Las ONG piden que la misión de la ONU que comienza hoy en la RDC impulse la protección a los civiles

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Un grupo de organizaciones no gubernamentales de Derechos Humanos, agrupadas en la Coalición de Apoyo al Congo, pidió hoy que la delegación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que visita desde hoy a República Democrática del Congo (RDC) presione a la misión de la ONU (MONUC) y al Gobierno de Kinshasa para que protejan "urgentemente" a la población civil durante las operaciones militares lanzadas contra las milicias rebeldes ruandesas refugiadas en el este del país.

Según la Coalición, el Consejo de Seguridad ha dado "luz verde" a la MONUC para apoyar al Ejército congoleño en sus operaciones contra las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y la Agrupación para la Unidad y la Democracia (RUD) en el este de la RDC. Desde que comenzó la ofensiva el pasado mes de enero, primero con el apoyo del Gobierno ruandés y posteriormente con el de la MONUC, estas milicias rebeldes "han atacado deliberadamente a la población civil de Kivu Norte y Kivu Sur aparentemente en 'venganza' por los ataques", afirmaron las ONG en un comunicado.

"Las operaciones militares tenían el objetivo de poner fin a los ataques contra los civiles, no de ocasionar más represalias mortales", declaró la investigadora de la división de África de Human Rights Watch (HRW), Anneke Van Woudenberg. "Cuando las operaciones se amplíen a Kivu Sur, las consecuencias será previsiblemente igual de ruras. Se necesitan claramente acciones urgentes para proteger a la población de estas zonas", agregó.

La Coalición de Apoyo al Congo fue establecida en julio de 2008 para ayudar a los civiles y defender los Derechos Humanos en la RDC y está formada, entre otras, por HRW, Ayuda en Acción, ENOUGH, Norwegian Refugee Council (NRC), Oxfam y el Consejo Regional de Organizaciones no Gubernamentales de Desarrollo (CRONGD), al que pertenecen varios grupos solidarios de Kivu Norte y Kivu Sur.

En un ataque recientemente cometido entre los días 9 y 10 de mayo, decenas de civiles, incluidos numerosos niños, murieron y muchos otros resultaron heridos en Busurungi, en el territorio de Walikali. Las autoridades locales aseguraron que los perpetradores fueron las milicias de las FDLR, pero estas informaciones no han podido ser confirmadas por tratarse de una zona muy remota. La ONU ha enviado un equipo para investigar los hechos.

Según la Coalición, mientras las milicias suponen una grave amenaza para los civiles y están cometiendo crímenes de guerra, la operación militar contra ellas, conocida como 'Kimia II', ha contribuido a aumentar el sufrimiento de los civiles atrapados en la zona de conflicto y ha agravado una situación de por sí peligrosa.

Desde que comenzó la ofensiva, 250.000 civiles han debido huir de sus casas. Cientos de mujeres y niñas han sido violadas y al menos 200 civiles han sido asesinados, en su gran mayoría a manos de las milicias de las FDLR.