Los aliados saludan el regreso de Francia a la estructura militar de la OTAN y la entrada de Croacia y Albania

ESTRASBURGO (FRANCIA), 4 (De las enviadas especiales de EUROPA PRESS, Ana Pisonero)

Los aliados saludaron al inicio de la sesión del Consejo del Atlántico Norte de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN, que hoy celebran el 60 aniversario de la creación del organismo de defensa euroatlántico, el regreso de Francia la estructura militar de la OTAN, de la que el general Charles de Gaulle se salió en 1966, así como la ampliación de la Alianza a dos nuevos miembros, Croacia y Albania.

El secretario general de la Alianza, Jaap de Hoop Scheffer, celebró, en nombre de todos los aliados, la decisión de Francia de volver a "ocupar su lugar completo" en la estructura militar porque "contribuirá a reforzar todavía más la cohesión y el conjunto de objetivos" de la Alianza.

La canciller alemana, Angela Merkel, agradeció al presidente francés, Nicolas Sarkozy, por convertir a Francia en "un miembro completo" de la Alianza. "Es bueno para la Alianza, es bueno para Europa y también refuerza la posibilidad de materializar la seguridad europea y la política de Defensa".

Merkel consideró que el paseo de todos los jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza por el puente de La Pasarela que une Estrasburgo y Kehl como símbolo de la reconciliación del viejo continente constituye "un recordatorio triste" de las luchas internas pasadas en Europa entre los bandos enfrentados en las dos Guerras Mundiales y sin embargo subrayó que hoy Francia y Alemania son "amigos y socios".

Sarkozy calificó de "símbolo" el que Francia y Alemania acojan, por primera vez, una cumbre conjunta de la Alianza y, asimismo consideró que demuestra, a su juicio, "la voluntad con la paz" de ambos países y "un deber" de sus dirigentes. La alianza franco-alemana constituye para Sarkozy "un tesoro, quizá el más necesario" para Europa.

Tras confirmar el regreso de Francia a la estructura militar de la OTAN, una organización que está "al servicio de la paz, no de la guerra", Sarkozy recalcó que el resto de aliados pueden contar con Francia como Francia sabe que puede contar "con cada uno de los países sentados alrededor de esta mesa".

Asimismo, el presidente galo elogió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por comprender que el desarrollo de la Europa de la Defensa, "no está en contraposición" con la OTAN. En su opinión, una Europa más fuerte beneficiará a Washington, que precisa de "aliados fuertes".

LA OTAN DEJA LA PUERTA ABIERTA A NUEVAS AMPLIACIONES

Por otra parte, durante la reunión que comenzó con hora y media de retraso, el secretario general de la Alianza dio una calurosa acogida a Croacia y Albania como nuevos miembros de la OTAN que suma ya 28, tras recordar que ambos países han trabajado durante "muchos" años para "completar las reformas necesarias" para ingresar en el organismo de Defensa euroatlántico y ocupar un puesto "merecido" en su seno.

Obama también celebró el ingreso de Croacia y Albania y consideró que el hecho de que hayan ingresado cuando la Alianza celebra el 60 aniversario de su creación demuestra "nuestra vitalidad" y vigencia de la OTAN. El presidente estadounidense recordó que ambos países ya han hecho "una contribución proporcional amplia" y "significativa" para ISAF, donde han servido, recordó, 140 soldados albaneses y 296 croatas. "Estamos orgullosos de teneros como aliados", subrayó.

El presidente Obama tuvo palabras también para la Antigua República de Macedonia al mostrarse convencido de que la entrada de Croacia y Albania no serán las últimas. "La puerta para ser miembros (de la Alianza) permanecerá abierta para todos aquellos que cumplan los estándares de la OTAN y puedan hacer una contribución significativa a la seguridad aliada", aseguró.

ADAPTACIÓN DE LA OTAN

Tanto De Hoop Scheffer como Sarkozy recalcaron la necesidad de que la OTAN se adapte y se transforme para atender a los nuevos desafíos de seguridad del siglo XXI. "En los últimos 60 años la OTAN ha contribuido a un periodo sin precedentes de paz, libertad y prosperidad", recordó el diplomático holandés, cuyo mandato al frente a la Alianza vence el próximo 31 de julio.

De Hoop Scheffer calificó de "indivisible" el principio de seguridad trasatlántica y reclamó revisar el concepto de seguridad estratégico de la OTAN y "adaptar la Alianza" por la necesidad no sólo de hacer frente a nuevos desafíos sino también por la necesidad de que el organismo de defensa euroatlántico esté en posición de tomar decisiones "más eficaces". La Cumbre de hoy debe servir precisamente para lanzar el debate sobre el nuevo concepto estratégico que debe asumir la Alianza.

Por su parte, Sarkozy defendió la necesidad de "revisar" el concepto estratégico porque "estamos en el siglo XXI" y por la necesidad de que la OTAN cuente con una estrategia propia de este siglo. El anterior data de 1999.

LOS ALIADOS CELEBRAN LA ESTRATEGIA OBAMA PARA AFGANISTÁN

Tanto Sarkozy como Merkel saludaron de manera especial la nueva estrategia diseñada por la Administración Obama para Afganistán y aludieron a la necesidad de "desarrollar la afganización", en palabras del francés. Sarkozy aseguró que los aliados están "contentos de trabajar con Obama". "Confiamos en él. Aquí tiene un amigo", agregó el jefe de Estado galo.

"Aquí se juega una parte de la libertad del mundo", recordó el jefe de Estado galo en alusión al país centroasiático. Merkel, que dijo compartir la "nueva visión" de la Administración estadounidense hacia Afganistán, consideró que el conflicto afgano constituye "un examen para todos", reclamó "comprender" a los afganos y aseguró que su país seguirá contribuyendo con soldados, policías, civiles y financiación para el fondo destinado a formar y sostener al Ejército Nacional afgano para contribuir a lograr que las fuerzas afganas sean "autosuficientes" e impedir "que ninguna amenaza terrorista emane de este territorio".

El secretario general de la Alianza subrayó la "labor formidable" que desempeñan los soldados aliados en Afganistán a favor de la paz y democracia del país, la operación más importante de la Alianza fuera de su territorio. De Hoop Scheffer se mostró convencido de que los aliados estarán en posición de ayudar a los afganos para garantizar que la insurgencia extremista en Afganistán "ya no es una amenaza para la comunidad internacional".