Los enfrentamientos entre insurgentes y las tropas de EEUU en el este del país aumentaron un 20% el invierno

KABUL, 25 (Reuters/EP) Los enfrentamientos entre los efectivos militares, en su mayoría estadounidenses, y los insurgentes en el este de Afganistán aumentaron un 20 por ciento el pasado invierno en comparación con las cifras del año pasado, según informó hoy un portavoz de las fuerzas lideradas por la OTAN. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha ordenado el envío de 17.000 efectivos más hacia el sur de Afganistán como parte de una nueva estrategia para romper la situación actual contra los insurgentes talibán, pero el enfrentamiento en el este del país, a lo largo de la frontera paquistaní, aún está lejos de terminar. Los enfrentamientos en esta zona, donde están desplegadas principalmente las tropas estadounidenses, aumentaron un 20 por ciento desde noviembre a enero en comparación con el período de tres meses del mismo período en el año anterior, según declaró el portavoz de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), capitán Mark Durkin. Pero también manifestó que ha habido un gran número de incidentes menores y que el incremento total puede deberse al suave invierno y a la mayor presencia de tropas a lo largo de la frontera. Las cifras siguen representando un aumento significativo de la violencia durante el año pasado, cuando el Ejército estadounidense declaró que los enfrentamientos en el este de Afganistán aumentaron un 40 por ciento durante los primeros cinco meses de 2007, en comparación con 2006. Los milicianos talibán y sus aliados operan en ambos lados de la frontera, larga, montañosa y porosa, utilizando las zonas tribales que controlan del lado paquistaní para entrenarse y equiparse. Los milicianos de Afganistán se mueven tradicionalmente sobre la frontera a Pakistán para descansar durante los duros meses de inviero, lo que ha llevado usualmente a un descanso en el combate. Afganistán vio sus peores niveles de violencia el año pasado, desde que las fuerzas lideradas por Estados Unidos y las fuerzas afganas derrocaran en el año 2001 a los talibán. Los comandantes predicen que la violencia aumentará más este año mientras las tropas, reforzadas por el número extra de efectivos, se introducen en las zonas que han patrullado en pocas ocasiones con anterioridad.