Los talibán dicen que no depondrán las armas en Swat a pesar de la aplicación de la ley islámica

ISLAMABAD, 15 (EUROPA PRESS)

Los talibán paquistaníes afirmaron hoy que no depondrán las armas en virtud del acuerdo alcanzado con las autoridades en el distrito de Swat, en la Provincia de la Frontera del Noroeste, que han permitido la aplicación de la 'sharia' o ley islámica a cambio del fin de la violencia. Al contrario, advirtieron de que ampliarán su "lucha" a otras zonas.

"La 'sharia' no nos permite dejar las armas", explicó por teléfono a la agencia Reuters el portavoz talibán Muslim Jan. "Si un gobierno, tanto de Pakistán como de Afganistán, continúa con políticas antimusulmanas, el abandono de las armas por parte de los talibán no se producirá en absoluto", dijo.

El presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, firmó ayer la ley que impone la 'sharia' en la región paquistaní de Malakand (que incluye Swat, entre otros distritos). Esta concesión a los islamistas ha alarmado a Estados Unidos, mientras que algunos políticos paquistaníes piensan que demuestra que Islamabad no es capaz de combatir a los talibán y a Al Qaeda, y otros creen que, aunque no es la mejor solución para acabar con los enfrentamientos, es la única posible.

Un portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, manifestó ayer en relación con el acuerdo para aplicar la ley islámica que, en opinión del Gobierno estadounidense, "las soluciones sobre seguridad en Pakistán no deben implicar menos democracia y menos Derechos Humanos". "Nos decepciona que el Parlamento (paquistaní) no haya tenido en cuenta las legítimas preocupaciones por los Derechos Humanos y los derechos civiles", agregó.

En cuanto a Afganistán, se teme que pueda experimentar un aumento de la inseguridad como consecuencia del acuerdo alcanzado en Swat. De hecho, Jan dijo que los milicianos irán a Afganistán a luchar contra las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos si los talibán afganos precisan de su ayuda. "Nuestra lucha tiene una causa, que es aplicar la ley de Alá en la tierra de Alá. Enviaremos muyahidines a Afganistán si nos lo piden", aseguró.

Entretanto, algunos milicianos talibán salieron la semana pasada de Swat para dirigirse al cercano distrito de Buner, situado a sólo 100 kilómetros de Islamabad, y Jan anunció que sus hombres entrarán en otras zonas. "Cuando consigamos nuestro objetivo en un lugar, hay otras áreas donde tenemos que luchar por ello", explicó. Los insurgentes entraron en Swat en 2007 procedentes de los bastiones de la zona fronteriza con Afganistán.

LOS TALIBÁN DICEN QUE HABRÁ PAZ

A pesar de que parecen no tener intención de renunciar a las armas, los talibán de Swat han prohibido que éstas se muestren públicamente en los mercados y en las zonas urbanas, así como en Imamdheri, antiguo bastión del mulá Fazlulá, jefe de los talibán en Swat. Así lo ha ordenado el líder del grupo Tehrik-e-Nafaz-e-Shariat Muhamadi (TNSM, Movimiento para la Aplicación de la Ley Islámica), el sufí Mohamed, según indicó el portavoz de los talibán Muslim Jan.

Además, Mohamed adelantó hoy, en unas declaraciones recogidas por la cadena GEO TV, que el próximo 19 de abril se celebrará una reunión en Mingora --la ciudad más grande de Swat-- en la que se pedirá a los talibán que abandonen la lucha armada y vivan en paz. El líder islamista declaró que sus seguidores recorrerán todos los distritos de Malakand, incluido Buner, para "garantizar la paz".

Jan, por su parte, dijo que los milicianos cooperarán si la 'sharia' se aplica con prontitud. "El mundo verá la paz y la prosperidad de la que gozará esta región", destacó, según informa el periódico paquistaní 'Dawn'.

LOS ISLAMISTAS PODRÍAN APROVECHARSE DE LA LEY

Por otro lado, Mohamed, impulsor del acuerdo de paz en Swat, afirmó ayer que la nueva ley evitará que los milicianos acusados de asesinatos brutales sean juzgados.

Ante una pregunta que le hicieron en televisión sobre si los tribunales islámicos tendrán en cuenta las denuncias de los ciudadanos contra el mulá Fazulá o contra sus seguidores, Mohamed contestó: "Pretendemos enterrar el pasado (...). Las cosas pasadas quedarán atrás y buscaremos una nueva vida en paz".

Mohamed dijo que los tribunales interpretarán los derechos civiles de acuerdo con las normas islámicas. En cuanto a las mujeres, aseguró que "tendrán una protección plena y todos sus derechos" en virtud de la 'sharia'; en definitiva, dijo, "tendrán una vida mejor, pero detrás del velo".

Por último, señaló que los talibán acatarán las decisiones del Gobierno en el ámbito administrativo pero no en el judicial, y que las resoluciones de los tribunales islámicos no se podrán recurrir ante el Alto Tribunal ni ante el Tribunal Supremo.