Los talibanes se retirarán de la zona cercana a la capital de Pakistán


Soldados paquistaníes capturan a un sospechoso de incitar a la violencia en el país

Soldados paquistaníes capturan a un sospechoso de incitar a la violencia en el país

Los talibanes acaban de anunciar que se retirarán del distrito paquistaní de Bruner, situado a un centenar de kilómetros de la capital, Islamabad, según informa la BBC. El avance de los militantes radicales había causado preocupación en el Gobierno de Estados Unidos, que ha convocado a los presidentes de Afganistán, Hamid Karzai, y Pakistán, Asif Alí Zardari, a una reunión por separado en Washington los próximos 6 y 7 de mayo.

El auge talibán no suponía una amenaza directa para la capital del país. Se trataba de una demostración de fuerza, apenas diez días después de que los rebeldes establecieran acabar con la insurgencia a cambio de la imposición de la ley islámica en algunas provincias del país, como el valle de Swat. Las autoridades gubernamentales no habían firmado todavía el acuerdo, por lo que la ocupación de la zona de Bruner parece una medida de presión para que se rubrique el pacto. El hecho de que una delegación de los talibanes, que incluye al clérigo Sufi Muhamad, vaya a supervisar el repliegue es una señal de la fuerza que tienen en el país.

El repliegue de este grupo radical llega cuando las autoridades paquistaníes habían enviado tropas a esta zona del noroeste del país. El contingente militar incluía a 200 miembros de la guardia de fronteras, por lo que los combates parecían inminentes en caso de que no se produjera la marcha de los rebeldes.

Amenaza para el país La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo el jueves que Pakistán está empezando a reconocer el peligro de la amenaza talibán. También manifestó que es necesario un cambio de mentalidad en el país para no perder el control. Los talibanes han usado territorio paquistaní para atacar a los convoyes de aprovisionamiento que la OTAN usa para abastecer a sus tropas en Afganistán. La reacción de Estados Unidos en los últimos meses ha sido bombardear las bases insurgentes dentro de Pakistán mediante aviones no tripulados. Estas operaciones han tenido resultados positivos, según el experto Ahmed Rashid.

Hay que recordar que Pakistán es uno de los países más inestables del planeta. Cuenta con armamento nuclear y mantiene un conflicto con la India por la región de Cachemira desde la independencia de los dos países en 1947. De hecho, el Gobierno del país tuvo que reconocer que los atentados del pasado noviembre en la ciudad india de Bombay fueron planificados por paquistaníes.

Además, a finales de 2007, la antigua primera ministra Benazhir Butto fue asesinada en un mitin de su campaña electoral. Su viudo, Asif Ali Zardari, ocupa ahora el cargo. El atentado contra Butto tuvo lugar apenas cinco meses después del ataque gubernamental a la mezquita roja de Islamabad, considerada un lugar de reclutamiento radical. El asalto contra el templo causó más de 100 muertos. Los servicios secretos del país, el poderoso ISI, ha sido acusado en varias ocasiones de ayudar a la insurgencia.