Casi 11.000 víctimas del genocidio arrojadas al lago Victoria serán enterradas 15 años después en Uganda

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Los cadáveres de casi 11.000 víctimas del genocidio que se llevó a cabo en Ruanda en 1994 y que habían sido arrojados al lago Victoria, en Uganda, van a ser enterrados en tres fosas comunes en Uganda quince años después de la matanza, según informó hoy la cadena británica BBC.

El genocidio acabó con la vida de unas 800.000 personas, muchas de las cuales acabaron en los ríos ruandeses. Casi 11.000 cuerpos fueron recuperados del lago Victoria y enterrados en fosas temporales por la población local, pero ahora recibirán sepultura de forma permanente.

"Hemos decidido conceder un enterramiento decente a esas víctimas del genocidio", anunció el embajador de Ruanda en Uganda, Ignatius Kamali. El primer secretario de la Embajada, John Ngarambe, declaró a la BBC que la comunidad ruandesa irá mañana a Golo --que seguramente será el principal lugar de enterramiento-- para participar en el acto oficial de conmemoración del genocidio.

La matanza comenzó el 6 de abril de 1994, después de que el avión en el que volaba el entonces presidente ruandés, Juvénal Habyarimana, de etnia hutu, fuese derribado. Las milicias hutus organizaron entonces una matanza que duró 100 días y que se saldó con la muerte de unos 800.000 tutsis y hutus moderados.