El ministro de Cultura ruandés critica la arrogancia de un juez español por investigar el genocidio

  • Palma, 18 abr (EFE.- El ministro de Cultura y Deportes de Ruanda, Joseph Habineza, ha criticado hoy la arrogancia del juez español Fernando Andreu por investigar los crímenes de su país y acusar a 40 militares de su gobierno de genocidio, crímenes contra la humanidad y terrorismo.

El ministro de Cultura ruandés critica la arrogancia de un juez español por investigar el genocidio

El ministro de Cultura ruandés critica la arrogancia de un juez español por investigar el genocidio

El ministro de Cultura ruandés critica la arrogancia de un juez español por investigar el genocidio

El ministro de Cultura ruandés critica la arrogancia de un juez español por investigar el genocidio

Palma, 18 abr (EFE.- El ministro de Cultura y Deportes de Ruanda, Joseph Habineza, ha criticado hoy la arrogancia del juez español Fernando Andreu por investigar los crímenes de su país y acusar a 40 militares de su gobierno de genocidio, crímenes contra la humanidad y terrorismo.

Joseph Habineza ha efectuado esta declaración en el transcurso de una rueda de prensa celebrada en el Hotel Valparaiso de Palma de Mallorca, ciudad a la que llegó ayer para acompañar al grupo ruandés "Inganzo Ngali" que desde el pasado martes participa en el XIII Festival Mundial de Danzas Folclóricas de la capital balear.

El ministro ruandés ha declarado que en su país creen que "los españoles en general tienen una imagen negativa de Ruanda", creada en parte por las acusaciones del magistrado español de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, quien ha cursado órdenes de detención internacional contra 40 militares de Ruanda acusados de genocidio, crímenes contra la humanidad y terrorismo.

A los buscados se les considera responsables de la muerte de más de cuatro millones de ruandeses en los noventa y del asesinato de seis misioneros y tres civiles españoles.

Habineza ha cuestionado en Palma la jurisdicción universal que se atribuye este magistrado y rebatido su imparcialidad argumentando que Fernando Andreu "no ha estado nunca en Ruanda ni conoce el país".

Ha dudado de que el juez sepa incluso "dónde está" Ruanda y, por ello, en su opinión el magistrado se "está extralimitando" al no estar cualificado para llevar adelante el proceso.

El ministro de Ruanda ha añadido que está convencido de que las acusaciones que arguye el magistrado español "están fundamentadas en la información facilitada por miembros de el ex gobierno ruandés que fueron los que provocaron el genocidio".

Habineza ha revelado que su país se ha puesto en contacto con la Interpol internacional y que esta le ha asegurado que "no tomará en serio estas acusaciones", porque el magistrado "carece de pruebas para apoyar su auto".

Preguntado por las relaciones entre España y Ruanda, Habineza ha reconocido que "entre ambos gobiernos no hay una relación muy estrecha", pero, ha apostillado que "tampoco se puede decir que haya malas relaciones".

Habineza ha apuntado que espera que "el Gobierno español se manifieste en cuanto a estas acusaciones sin pruebas por parte del juez".

En cuanto a las relaciones con Francia, país en el que también se han producido acusaciones judiciales contra nueve miembros del actual gobierno ruandés, Habineza ha informado que "están rotas desde 1997", pero ha apuntado que tras la elección de Sakorzy "hay signos de que pueden mejorar a corto plazo".

Habineza ha manifestado que "en Europa existe una imagen distorsionada de Ruanda" y ha resaltado que por esta razón ha querido aprovechar su estancia en Palma para "aclarar a los españoles que el actual gobierno de Ruanda promueve la reconciliación y la unidad de todos los ruandeses".

Ha explicado que en los documentos de identidad de los habitantes del país ya no se pone, como impusieron los belgas, la etnia a la que pertenecen, y que esta medida es una más de las muchas tomadas para promover dicha reconciliación y unidad.

"Ruanda tiene ahora el mismo color y la misma lengua y está unida", ha precisado

Joseph Habineza ha sido uno de los principales impulsores de la transformación de la residencia del ex presidente Juvenal Habyarimana, asesinado el 6 de abril de 1994, en un Museo del Genocidio.

Tras la muerte de este mandatario se desencadenó en Ruanda un conflicto civil que costó la vida a más de 800.000 personas.

Joseph Habineza ha declarado que "Ruanda ha decidido poner en marcha este museo para promover la unidad y la reconciliación de los ruandeses. No hay que olvidar, pero hay que pasar página".