Fidel Castro reitera que Cuba "no desea" regresar a la OEA porque ha sido "instrumento" de crímenes de EEUU

LA HABANA, 11 (EUROPA PRESS)

El ex jefe de Estado cubano Fidel Castro reiteró una vez más que Cuba "no desea" regresar a la Organización de Estados Americanos (OEA) porque señala ha sido "instrumento" de algunos "crímenes" cometidos por Estados Unidos contra algunos países de Latinoamérica.

En anteriores ocasiones, Castro ha enfatizado que la isla no volverá a formar parte de la OEA --de donde fue expulsada en el año 1962, poco después de la Revolución-- pese a que el propio secretario general del organismo, José Miguel Insulza, ha sugerido la reincorporación de Cuba.

"Cuba respeta los criterios de los gobiernos de los hermanos países de América Latina y el Caribe que piensen de otra forma, pero no desea formar parte de esa institución", expresó el ex mandatario en su artículo titulado "La lucha apenas comienza" de su serie "Reflexiones".

Castro calificó de "basura" el informe de la Comisión Internamericana de Derechos Humanos (CIDH) que incluye a Venezuela en la lista de los países que violan sistemáticamente los Derechos Humanos. A su juicio, la OEA trata "hipócritamente" de presentar a ese país "como un enemigo de la libertad de expresión y la democracia" y aseguró que "únicamente su costoso aparato burocrático toma en serio los acuerdos de su CIDH".

Así, Castro recordó que durante las últimas décadas los presidentes estadounidenses han sido responsables de "genocidios" y de la internacionalización del bloqueo hacia la isla que tiene más de 40 años. "La OEA fue instrumento de esos crímenes", aseguró.

El ex jefe de Estado preguntó además qué ha hecho la OEA para impedir las supuestas injerencias que ha tenido Estados Unidos en Centroamérica y Suramérica, y pidió que se haga alguna "valoración histórica" de estos hechos.

Como ejemplo, habló de lo sucedido en Nicaragua durante el gobierno del ex mandatario norteamericano Ronald Reagan (1981-1989), quien desató una "guerra sucia contra su pueblo, minara sus puertos, acudiera al tráfico de drogas para adquirir armas de guerra con las que financió la muerte", hechos que "la OEA no pudo impedir".