Mueren 17 personas tras un atentado suicida de LTTE junto a los 5.000 civiles que huían del enclave rebelde

Mueren 17 personas tras un atentado suicida de LTTE junto a los 5.000 civiles que huían del enclave rebelde

Mueren 17 personas tras un atentado suicida de LTTE junto a los 5.000 civiles que huían del enclave rebelde

COLOMBO, 20 (Reuters/EP)

Al menos 17 personas murieron hoy como consecuencia de un atentado suicida con bomba perpetrado por los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE) junto a los cerca de 5.000 de civiles que huían de la zona bajo control de los rebeldes hacia las posiciones del Ejército, según informó el Ministerio de Defensa.

"Un terrorista suicida de los LTTE atacó esta mañana a miles de civiles tamiles que intentaban encontrar refugio con el Ejército de Sri Lanka", informó el Ministerio en su página de Internet. "Fuentes de la zona de los combates informaron de que al menos 17 civiles, incluidos mujeres y niños, murieron a causa de este cobarde atentado con bomba", agregó.

Unos 5.000 civiles fueron evacuados hoy del reducto de apenas 20 kilómetros cuadrados en el que los rebeldes resisten al Ejército en el noreste del país, después de que los soldados lograran derribar un gran muro de barro con el que el LTTE había logrado detener las acometidas del Ejército, según informaron las Fuerzas Armadas. Poco después se produjo el atentado.

El muro mantenía bloqueada la mayor lengua de tierra que une la franja costera en la que se refugian los rebeldes, rodeados por el Ejército. "Los soldados han derribado el dique de tierra y hasta el momento han rescatado a 5.000 personas", señaló un portavoz del Ejército, Udaya Nanayakkara, quien dijo que las tropas seguían avanzando.

Entre 50.000 y 100.000 civiles permanecen atrapados entre el fuego cruzado y recluidos en un territorio de apenas 20 kilómetros cuadrados ubicado en el distrito costero de Mullaitivu, un área de cocoteros, y último bastión de los rebeldes.

El Gobierno de Sri Lanka ha sido sometido recientemente a presiones por parte de la comunidad internacional, que solicitaba un alto el fuego en la zona para proteger a la población civil que se refugia en un área sin combates de 17 kilómetros cuadrado, ubicada dentro del perímetro controlado por los rebeldes.

El Gobierno se ha negado a prolongar las tregua de 48 horas de la semana pasada con el argumento de que sólo ha servido para que los Tigres Tamiles reforzasen sus defensas e hicieran más difícil la huida de los civiles. El LTTE, por su parte, ha desmentido las informaciones del Gobierno y de otros países y ha asegurado que los civiles permanecen en la zona por su propia voluntad.