Supervivientes del genocidio de Ruanda piden a Bélgica que juzgue a los responsables

En noviembre arranca en Bélgica el cuarto juicio contra un presunto responsable del genocidio

BRUSELAS, 7 (EUROPA PRESS)

Varios supervivientes del genocidio cometido en Ruanda en 1994 reclamaron hoy a las autoridades belgas que se encarguen de juzgar a los responsables del mismo que viven "en plena libertad" en Bélgica y que aprueben una ley que castigue la negación de las masacres, cuando se recuerda el decimoquinto aniversario del genocidio.

Por su parte, el encargado de negocios de la Embajada ruandesa en Bélgica, Parfait Gahamanyi, consideró que "hay que juzgar a los responsables" y criticó que algunos presuntos responsables de los incidentes "circulen libremente en Bélgica y en todo el mundo".

El presidente de las asociaciones de supervivientes del genocidio en Bélgica, Placide Kalisa, no ocultó su sorpresa por el hecho de que ninguno de las personas condenadas en Bélgica por genocidio, aunque sí por crímenes de guerra y criticó que algunos de los condenados fueran liberados tras cumplir un tercio de la pena. "Muchos sospechosos nunca fueron investigados", lamentó.

En Bélgica se han celebrado hasta la fecha tres juicios contra presuntos responsables del genocidio. En 2001, la Cour d'assises, la instancia judicial encargada de juzgar los delitos penales más graves en Bélgica, sentenció a duras penas a dos religiosas, un universitario y un industrial ruandés por su papel en el genocidio.

La misma instancia judicial condenó en 2005 a dos comerciantes del norte de Ruanda y, posteriormente, en julio de 2007 condenó al ex jefe del Estado Mayor de la Defensa ruandesa Bernard Ntuyahaga, acusado de cometer crímenes contra la humanidad.

Un cuarto juicio está previsto que arranque en noviembre contra el antiguo director de la Banca Comercial de Ruanda. A Ephrem Nkezabera, de 56 años, la justicia belga le acusa de violaciones y "crímenes de derecho internacional humanitario" en el marco del genocidio de 1994.

CONMEMORACIÓN DEL 15 ANIVERSARIO

Alrededor de 150 ruandeses y antiguos supervivientes del genocidio han mantenido un minuto de silencio para conmemorar a las víctimas del genocidio y a los diez 'cascos azules' belgas asesinados el primer día que empezó el genocidio durante la ceremonia que se ha celebrado esta mañana en su honor en el barrio bruselense de Woluwe-Saint-Pierre, a la que también ha asistido el ministro de Exteriores belga, Karel de Gutch, informa la agencia Belga.

La matanza comenzó el 6 de abril de 1994, después de que el avión en el que volaba el entonces presidente ruandés, Juvénal Habyarimana, de etnia hutu, fuese derribado. Las milicias hutus organizaron entonces una matanza que duró 100 días y que se saldó con la muerte de entre unos 800.000 y un millón de tutsis y hutus moderados por los hutus entre abril y julio de 1994.