Naciones Unidas rechaza la cifra de 20.000 civiles muertos en Sri Lanka por falta de verificación

Naciones Unidas rechaza la cifra de 20.000 civiles muertos en Sri Lanka por falta de verificación

Naciones Unidas rechaza la cifra de 20.000 civiles muertos en Sri Lanka por falta de verificación

NUEVA YORK, 30 (Reuters/EP)

El jefe humanitario de Naciones Unidas, John Holmes, rechazó ayer las estimaciones que apuntan a que más 20.000 civiles habrían muerto durante los últimos días de la ofensiva militar contra los rebeldes de los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE o los Tigres tamiles) porque considera no sólo que las cifras divulgadas por el diario británico 'The Times' son imposibles de verificar, sino que dada la situación en el país asiático no parece probable que puedan llegar a confirmarse jamás.

"Me temo que jamás lo sabremos, porque no sé si el Gobierno de Sri Lanka estaría preparado para cooperar en una investigación", declaró Holmes. Sobre la noticia del diario 'The Times', Holmes no se decidió a dar una respuesta clara. "Puede ser verdad, puede estar equivocada, la cifra puede ser alta, puede ser baja. Honestamente, no lo sabemos pero el caso es que la cifra, por lo que a nosotros respecta, no tiene validez".

Según el oficial humanitario, la cifra del 'The Times' parte de una estimación de Naciones Unidas, extraoficial y falta de verificación, que apunta a que 7.000 civiles murieron durante el mes de abril, y otros 1.000 fallecieron diariamente hasta el final del conflicto.

"Las estimaciones estaban basadas en los mejores datos de los que disponíamos, pero no eran muy fiables porque no estábamos presentes en la zona, por eso no los publicamos", declaró Holmes.

Por su parte, el director de la Iniciativa de Derechos Humanos de la Commonwealth, Maja Darawala, lamentó que no se haya confirmado hasta el momento una cifra de muertos por la operación militar ceilandesa contra los rebeldes que puso fin a un cuarto de siglo de guerra civil en Sri Lanka.

"Estas conjeturas serán cada vez más y más dañinas a menos que a alguien se le ocurra una forma sencilla de verificar la situación. Y la hay: las pruebas están allí", afirmó en comentarios recogidos por la cadena Al Yazira.

Durante los últimos meses del combate, las cifras de víctimas civiles se dispararon ya que los desplazados que huían de los enfrentamientos terminaron atrapados entre los rebeldes y los bombardeos del Ejército. El Gobierno ceilandés prohibió el acceso de los periodistas y de las organizaciones humanitarias a la zona del conflicto.

Para terminar, Holmes negó categóricamente las acusaciones formuladas por el diario británico en su editorial, por las que se hacía a la ONU responsable de "suprimir las pruebas irrefutables" de la masacre emprendida por las autoridades ceilandesas, recordando que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas decidió, esta semana, no investigar las muertes de los civiles.

"Lamento esta acusación de que hemos estado ayudando al Gobierno de Sri Lanka de alguna manera o que no nos hemos dado cuenta de la situación del país. Hemos sido los únicos que hemos estado llamando la atención sobre este problema cuando los medios no estaban muy interesados hace algunos meses", declaró Holmes.