Obama busca apoyo para Afganistán en la cumbre de la OTAN

Por Caren Bohan y David Brunnstrom

ESTRASBURGO, Francia (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue recibido por una bulliciosa multitud al llegar el viernes a Francia para una cumbre de la OTAN, donde espera obtener respaldo para su nueva estrategia en Afganistán.

En su primer viaje importante al extranjero desde que asumió el poder el 20 de enero, Obama colaboró en la búsqueda de un acuerdo el jueves en la cumbre G-20 que se realizó en Londres y dijo que se trata de "un punto de inflexión" para la economía mundial.

Sus esfuerzos se centrarán ahora en conseguir un respaldo amplio en la cumbre de dos días de la OTAN para enfrentar el empeoramiento de las condiciones en Afganistán.

"El hablará sobre una alianza fuerte con Europa, pero de una alianza en la que tiene que haber responsabilidades mutuas", dijo el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs a periodistas que viajaban con el presidente estadounidense desde Gran Bretaña a Francia.

"Tenemos que entender que hay amenazas reales allá afuera, en el mundo", añadió.

Obama fue vitoreado por partidarios detrás de las barreras de seguridad en su llegada a la ciudad de Estrasburgo y recibió un beso de una mujer entre la multitud mientras se dirigía a una reunión con el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El mandatario espera lograr que otros líderes de la OTAN lo respalden en la cumbre de la alianza militar que se realizará durante de dos días en ambas riveras del río Rin: la francesa y la alemana.

Su nueva estrategia para Afganistán fue anunciada la semana pasada y busca controlar el aumento de la violencia por parte de los milicianos talibanes que fueron derrocados en el 2001, pero que nunca han sido completamente derrotados.

Esta vez la propuesta es más amplia para incluir a Pakistán y coloca como principal prioridad derrotar a los milicianos de Al Qaeda, que según Obama están planeando nuevos ataques contra Estados Unidos.

Después de anunciar el envío de 17.000 soldados adicionales sobre los 38.000 militares estadounidenses que están desplegados en el país, Obama dijo que enviará 4.000 efectivos más para ayudar a entrenar al Ejército afgano y sumar personal civil para abordar problemas como el auge del narcotráfico y la corrupción gubernamental.

Obama ha enfatizado la necesidad de la cooperación internacional para lograr un cambio, mientras la violencia insurgente llega a su nivel más alto desde que las fuerzas estadounidenses derrocaron al Gobierno talibán en el 2001.

El presidente afgano, Hamid Karzai, también dijo esta semana que necesita la cooperación regional para enfrentar el terrorismo.

La misión de la OTAN ha sido criticada por su desorganización, pero los jefes de gobierno europeos se muestran reacios a comprometer más fuerzas a una guerra que es cada vez más impopular entre los votantes.

Manifestantes contrarios a la OTAN prometieron interrumpir la cumbre y la policía se enfrentó a cientos de ellos el jueves en Estrasburgo, Francia. Después de lanzar bombas lacrimógenas y balas de goma, la policía arrestó a cerca de 200 jóvenes.