Obama, la ampliación y el regreso de Francia a la estructura militar marcan el 60 aniversario de la OTAN

El presidente estadounidense espera que los aliados contribuyan más recursos económicos, civiles y militares para Afganistán

BRUSELAS, 2 (EUROPA PRESS)

La Cumbre del 60 aniversario de la OTAN que acogerán conjuntamente Estrasburgo y Kehl los días 3 y 4 de abril estará marcada por la llegada del presidente estadounidense, Barack Obama, con un mensaje a favor de "renovar el compromiso trasatlántico" y una nueva estrategia que permita atisbar la salida de las tropas internacionales de Afganistán.

A la Cumbre asisten por primera vez los jefes de Estado y de Gobierno de los dos nuevos miembros de la OTAN, Croacia y Albania, y se espera que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anfitrión de la Cumbre junto a la canciller alemana Angela Merkel, anuncie el regreso "formal" de Francia a la estructura militar del organismo de defensa euroatlántico, de la que el General Charles De Gaulle se salió en 1966.

La Cumbre arranca el viernes con una cena de los 28 jefes de Estado y de Gobierno en la ciudad balneario de Baden Baden (Alemania) en la que aprovecharán para abordar el futuro de la Alianza para atajar los desafíos de seguridad del siglo XXI y "cómo utilizar mejor" el foro de diálogo entre la OTAN y Rusia, el Consejo OTAN-Rusia, para abordar sus "diferencias serias" pero también para reforzar su cooperación en la lucha contra el terrorismo y narcotráfico en Afganistán, la piratería o la defensa antimisil en el teatro de operaciones, según la OTAN.

En una cena paralela, los ministros de Defensa abordarán la transformación que la OTAN debe acometer para asumir los nuevos retos de seguridad y, por su parte, los de Exteriores analizarán la situación en los Balcanes, cuyos países, en su mayoría, aspiran a ingresar un día en el organismo de defensa euoatlántico.

El reciente anuncio de la salida de las tropas españolas de Kosovo, tras diez años de misión, no será objeto de "una discusión polémica" tras las garantías del Gobierno español de proceder al repliegue de manera coordinada con los aliados, según la Alianza. Al día siguiente, la canciller Merkel y el resto de jefes de Estado y de Gobierno, salvo el francés, cruzarán de manera "simbólica" el puente peatonal de La Pasarela, que une Kehl y Estrasburgo, separadas por el río Rin. Sarkozy les esperará a mitad del puente y cruzarán juntos hasta la ciudad francesa, donde se desarrollará el resto de la Cumbre.

CAMBIAR EL RUMBO EN AFGANISTÁN

Ya en Estrasburgo, tras una ceremonia militar en honor a los soldados caídos en operaciones, los líderes aliados centrarán su reunión en analizar al situación en Afganistán y cómo garantizar que las fuerzas afganas son capaces de responsabilizarse de la seguridad del país. Analizarán "las sinergias" entre la nueva estrategia de Obama para Afganistán y Pakistán y la revisión del plan político militar de la OTAN, aprobado por los líderes aliados en la cumbre de Bucarest, en abril pasado.

Obama espera, después de anunciar 17.000 soldados estadounidenses más y otros 4.000 para formar a la policía afgana, que los aliados "den un paso adelante" y anuncien nuevas contribuciones no sólo militares, sino también observadores electorales, asistencia para Pakistán, apoyo económico, apoyo para la lucha contra el terrorismo o ayuda al desarrollo afgano, según fuentes diplomáticas estadounidenses.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, espera que los aliados aporten las 4.000 tropas necesarias adicionales para apoyar la seguridad de los comicios presidenciales del 20 de agosto, 13 Equipos de Instrucción y Enlace Operativos (OMLT) necesarios --ya hay 52-- para formar al Ejército Nacional Afgano y apoyo económico para mantenerlo. Cifra en 2.000 millones de dólares anuales los fondos necesarios para ampliar el Ejército afgano de 82.000 efectivos a los 134.000 que esperan alcanzar en 2011.

También pide "dar más apoyo a la policía" afgana y defiende crear una misión de entrenamiento de fuerzas paramilitares afganas, capaces de retener territorios frente a la insurgencia, algo que apoyan Estados Unidos e Italia entre otros.

Sin embargo, Francia, que ha dicho que no va a enviar más tropas a Afganistán, donde ya tiene desplegados 2.780 hombres, defiende enviar unos 300 policías militarizados de la Gendarmería Europea --en la que participan Francia, España, Italia, Portugal, Países Bajos y Rumanía-- para apoyar dicho entrenamiento.

París estaría dispuesto a enviar "la mitad" de los 300 y propone desplegarlos primero en "determinados distritos de Kabul" y extenderlos si prueba su eficacia, según fuentes diplomáticas francesas. Sin embargo, pide que la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad afgana (ISAF) que dirige la OTAN garantice la protección de los gendarmes. ISAF cuenta con más de 61.900 efectivos en total.

Unos 20 países han confirmado nuevas contribuciones, incluidos Alemania que aumentará en 600 su contingente, actualmente de 3.640 efectivos, Italia enviará otros 240 soldados para apoyar los comicios y 250 carabinieri para contribuir a formar a la policía afgana y Polonia sumará 400 soldados a su contingente actual de 1.600 tropas en mayo y otros 200 militares para los comicios.

Reino Unido podría aumentar en 2.000 su contribución a pesar de tener el segundo contingente mayor (8.300 efectivos) tras el de Estados Unidos (29.800) en la ISAF, aunque fuentes diplomáticas británicas reconocen que todavía "no se ha decidido". Mientras, Bélgica ha anunciado otros 150 soldados y 2 aviones F-16 que se suman a los 500 ya desplegados y los 4 aviones F-16 que dan apoyo a ISAF en Kandahar (sur), una de las zonas más calientes como bastión talibán.

España, que tiene un contingente militar de 780 efectivos en Afganistán, estudia enviar guardias civiles para formar a las fuerzas de seguridad afganas dentro de la propuesta francesa de movilizar a la Gendarmería Europea y, según fuentes militares consultadas por Europa Press, el Gobierno está inicialmente dispuesto a enviar una unidad, tipo batallón, para apoyar la seguridad de las próximas elecciones presidenciales, siempre que lo autorice el Parlamento español y previa consulta con los aliados.

EL NUEVO SECRETARIO GENERAL ALIADO

Se espera que los líderes aliados adopten tres declaraciones: el comunicado final de la Cumbre, la Declaración sobre la Seguridad Aliada que debe lanzar la reflexión en el seno de la Alianza para su nuevo concepto estratégico que le de razón de ser al organismo de defensa euroatlántico y reafirmar "de manera muy clara" el principio de seguridad colectiva que une a los aliados. El tercer texto que se espera que adopten es una declaración sobre Afganistán.

NUEVO SECRETARIO GENERAL

Aunque no está formalmente en la agenda de la Cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno podrían llegar a un acuerdo para nombrar a un nuevo secretario general de la OTAN, dado que el mandato de De Hoop Scheffer termina el 31 de julio.

Actualmente no hay consenso porque pese a que el candidato de Dinamarca, el primer ministro Anders Fogh Rasmussen, recibe mayores apoyos, Turquía le considera "un candidato contaminado" por su defensa de las viñetas ofensivas con el Islam que publicó hace dos años el diario danés 'Jyllands-Posten', según el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. A la cumbre irá el presidente turco, Abdulá Gül.