Pakistán ataca a los extremistas en Swat; los civiles huyen

RAWALPINDI, Pakistán (Reuters) - El Ejército paquistaní atacó el viernes a los talibanes en el valle del Swat, mientras crecía el temor por la situación del casi un millón de desplazados por el aumento de la violencia.

El Ejército informó de que ha matado a 143 combatientes en las últimas 24 horas en el bastión islamista de Swat. No ha habido confirmación independiente. Además, han muerto siete soldados, según un portavoz del Ejército.

Los combates en este valle situado 130 km al noroeste de la capital, Islamabad, que era una zona muy turística, se ha convertido en una prueba de la determinación de Pakistán de combatir una creciente insurgencia talibán que ha alarmado a Estados Unidos.

Decenas de miles de civiles han huido del valle desde que el miércoles se intensificaron los combates, y las organizaciones de ayuda han advertido de una intensa crisis humanitaria.

ACNUR dijo que se está produciendo un "desplazamiento masivo". Citando estimaciones del gobierno provincial, indicó que hasta 200.000 personas han dejado sus casas en los últimos días, y que otros 300.000 se están yendo o se van a ir. Se unen a otras 555.000 personas desplazadas en otras zonas por los combates que comenzaron en agosto, agregó.

La UNICEF ha mostrado expresamente su preocupación por los niños en el área que han sido testigos de la violencia, forzados a abandonar sus hogares y no pueden ir a la escuela ni recibir tratamiento médico.

El primer ministro, Yusuf Raza Gilani, ordenó el jueves al Ejército eliminar a "los milicianos y los terroristas" que ha dicho que intentan mantener rehén al país a punta de pistola.

"Bajo la directiva del Gobierno, el Ejército está involucrado ahora en una operación a gran escala para eliminar a los milicianos", dijo en una intervención ante la prensa el portavoz militar mayor general Athar Abas, en la sede del Ejército en Rawalpindi.

"Están huyendo y están intentando bloquear el éxodo de los civiles de la zona", afirmó Abas, que advirtió que la operación es difícil y que no quiso dar una fecha para cuándo despejarán el valle.

Previamente, helicópteros de combate y tropas atacaron las posiciones talibanes. En el valle hay entre 4.000 y 5.000 combatientes integristas, frente a los alrededor de 15.000 soldados que forman parte del operativo, dijo Abas.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, que ha viajado a Estados Unidos esta semana, reafirmó ante el presidente Barack Obama su compromiso de derrotar a Al Qaeda y sus aliados.

Los esfuerzos de Pakistán contra los extremistas que se refugian cerca de la frontera con Afganistán están considerados como vitales en la batalla por derrotar a la insurgencia afgana. La violencia protagonizada por grupos radicales en áreas cercanas a Islamabad, como el valle de Swat, ha aumentado la tensión en Pakistán, un país que cuenta con armamento nuclear.