Pakistán insta a los civiles a huir de Swat

ISLAMABAD (Reuters) - El Gobierno paquistaní instó el domingo a la población atrapada en Swat a que huya del valle cuando tenga la oportunidad, donde las fuerzas de seguridad luchan contra los insurgentes talibanes en uno de sus bastiones.

El Ejército lanzó una ofensiva en Swat hace más de una semana para detener la extensión de la influencia talibán tras el fracaso de un pacto de paz que Estados Unidos había criticado por considerarlo equivalente a "abdicar" ante los extremistas.

La violencia extremista en Pakistán surgió en este país con capacidad nuclear en los dos últimos años, generando temores sobre su estabilidad y alarmando a Estados Unidos, que necesita a Pakistán para ayudar a derrotar a Al Qaeda y llevar estabilidad al vecino Afganistán.

Más de 1.000 extremistas han muerto en la ofensiva en Swat, dijo el responsable del Ministerio del Interior Rehman Malik a los periodistas. No hubo confirmación independiente de esta cifra.

El Ejército ha informado de una cifra similar y ha dicho también que 48 soldados han resultado muertos.

La ofensiva en este valle, que fue en el pasado una atracción turística y está situado a 130 km al noreste de Islamabad, ha forzado también a al menos 1,17 millón de personas a huir de sus casas, según la agencia de refugiados de la ONU.

Ésta ha instado al mundo a responder "masivamente" a la crisis humana.

Los talibanes controlan Mingora, la principal localidad de Swat, y se cree que muchos civiles todavía permanecen allí.

"Pido a la gente de Mingora y de otras partes que están bajo la agresión que, en cuanto tengan la oportunidad, en cuanto el toque de queda se relaje, salgan", dijo Malik.

Malik dijo también que las fuerzas de seguridad estaban persiguiendo a los líderes de los talibanes en Swat.

Unos 15.000 miembros de las fuerzas de seguridad están combatiendo a entre 4.000 y 5.000 talibanes en Swat, según el Ejército.

La ofensiva ha obtenido el respaldo generalizado de la mayoría de los partidos políticos y la opinión pública, pese a la oposición a la alianza gubernamental con Estados Unidos en su lucha contra los extremistas.

Sin embargo, el apoyo podría evaporarse si mueren muchos civiles o si los desplazados no reciben la atención adecuada.