Pakistán mata a 64 talibanes antes de una reunión con Obama

MINGORA, Pakistán (Reuters) - Las fuerzas de seguridad paquistaníes atacaron el miércoles a combatientes talibanes y mataron al menos a 64 de ellos, dijo el Ejército, después de que Estados Unidos pidiera al Gobierno que demuestre su compromiso en la lucha contra los integristas.

La expansión de la influencia talibán en Pakistán - un país con armas nucleares - ha generado preocupación en el interior y el exterior y será un tema clave en la reunión entre el presidente estadounidense Barack Obama y sus homólogos afgano, Hamid Karzai, y paquistaní, Asif Ali Zardari, el miércoles más tarde en Washington.

Un acuerdo de paz firmado en febrero para poner fin a la violencia talibán en el valle de Swat ha fracasado, y el martes miles de personas huyeron de Mingora, la principal localidad de la región, después de que un responsable del Gobierno advirtiera sobre posibles combates.

El Ejército lanzó ataques en las afueras de Mingora, ubicada a 130 kilómetros al noroeste de Islamabad, y en el distrito cercano de Buner.

Aunque un toque de queda mantuvo a sus habitantes fuera de las calles en Mingora, las fuerzas del Gobierno alcanzaron blancos talibanes con artillería y helicópteros, incluida una mina de esmeraldas que habían tomado.

"Hubo dos ofensivas rápidas de las fuerzas de seguridad. Destruimos a los extremistas y estamos avanzando", declaró un responsable de seguridad que se negó a ser identificado.

El Ejército dijo que 37 radicales murieron en los combates en Swat, 35 de ellos en la mina, mientras que dos soldados murieron por la explosión de una bomba. Una fuerza paramilitar señaló que 27 radicales murieron en Buner. No hubo confirmación independiente de la cifra.

Hasta 38.000 personas se han visto desplazadas de Swat y áreas aledañas desde que surgieron los combates el mes pasado, según las autoridades provinciales, que han añadido que hasta 800.000 personas podrían huir del valle, que tiene una población de entre 1,6 y 1,7 millones de habitantes.

Un portavoz talibán dijo que el pacto de paz de Swat está roto.

"La situación es muy mala. Están usando todo tipo de fuerzas contra nosotros. Comenzó una guerra total y nuestros combatientes están resistiendo", declaró por teléfono el portavoz Muslim Khan.

El presidente Asif Ali Zardari, viudo de la ex primera ministra asesinada Benazir Bhutto, se reunirá con Obama y el presidente afgano Hamid Karzai para conversar sobre la amenaza integrista. El miércoles prometió que compartirá con su vecino Afganistán y con EEUU el peso de la lucha contra el terror.

Obama les instará a dejar de lado un pasado de desconfianza entre los dos países y a unirse a Washington en su alianza contra los extremistas, dijeron responsables del Gobierno estadounidense. La acción paquistaní contra enclaves integristas en la frontera afgana es vital para los esfuerzos de estabilizar Afganistán.