Felipe González sufre un escrache en la autónoma 23 años después de que fuera abucheado por los casos de corrupción


MADRID|
Felipe González sufre un escrache en la autónoma 23 años después de que fuera abucheado por los casos de corrupción

Felipe González sufre un escrache en la autónoma 23 años después de que fuera abucheado por los casos de corrupción MADRID | EUROPA PRESS

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha sufrido este miércoles un escrache en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Madrid, por parte de cerca de 200 radicales que le han acusado de tener las manos "manchadas de sangre", 23 años después de que medio centenar de estudiantes le abuchearan en este mismo lugar por los casos de corrupción que asolaban a su gobierno y al PSOE en los últimos meses de su último mandato en La Moncloa.

En esta ocasión, los concentrados han sido más y han logrado impedir que Felipe González pronunciara su charla, que, como la de hace más de dos décadas, versaba sobre España y Europa, y que ha sido suspendida debido a que no se podía garantizar la seguridad de los presentes.

En el boicot de los 90, cuando todavía no se utilizaba la palabra 'escrache' para definir el acoso a un dirigente político, fueron medio centenar los estudiantes que trataron de impedir que el entonces presidente del Gobierno hablara en la Facultad.

Lo hicieron entre abucheos y gritos de corrupto y alusiones al 'caso Filesa', que González aguantó durante la hora y media que duró su conferencia, en la que algunos asistentes también intentaron defenderlo con algún aplauso.

Entonces, se situó detrás de esta protesta a grupos próximos a la extrema derecha, en la otra punta del espectro político en el que estarían quienes han acudido este miércoles a la Facultad de Derecho a protestar contra la presencia del ex presidente.

Si hace 23 años la corrupción estaba detrás de la algarada, los manifestantes de hoy han centrado sus ataques en los GAL y han acusado al ex presidente de tener las "manos manchadas de sangre". Aunque en el popurrí de sus acusaciones han incluido también el "golpe de estado palaciego" por el que Pedro Sánchez ha sido "desbancado" de la Secretaría General del PSOE.

Con todo, este miércoles ha tenido mucha presencia la banda terrorista ETA. Junto a la pancarta principal --en la que se aseguraba que ni González ni el presidente de PRISA, Juan Luis Cebrián, también conferenciante, eran "bienvenidos"-- se ha mostrado en primera línea otra de apoyo al colectivo de presos de ETA, el tradicional cartel de las Gestoras Pro Amnistía, pidiendo su acercamiento al País Vasco.

Además, la mayoría de los participantes en la protesta llevaban máscaras y varios de ellos portaban el nombre de José Antonio Lasa y Christian Olaskoaga, miembros de ETA asesinados por los GAL. Un joven con el nombre de Lasa en su careta ha sido además el encargado de leer el comunicado antes de que abandonaran la Facultad.

Y la lamentable coincidencia es que ha ocurrido ante el Aula Magna Tomas y Valiente, nombrado así en honor al profesor y ex presidente del Tribunal Constitucional asesinado en 1996 por ETA en su despacho de esta misma Facultad. Los exaltados han intentado entrar en la sala y han llegado a golpear sus puertas para tratar de lograrlo.