Agentes franceses analizan un almacén con media tonelada de sustancias para explosivos en Grenoble

  • París, 6 abr (EFE).- Agentes de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y de la policía judicial de Lyon analizan cerca de media tonelada de sustancias susceptibles de emplearse para fabricar explosivos encontradas en un garaje de Grenoble (sureste), presuntamente utilizado por miembros de ETA.

Agentes franceses analizan un almacén con media tonelada de sustancias para explosivos en Grenoble

Agentes franceses analizan un almacén con media tonelada de sustancias para explosivos en Grenoble

París, 6 abr (EFE).- Agentes de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) y de la policía judicial de Lyon analizan cerca de media tonelada de sustancias susceptibles de emplearse para fabricar explosivos encontradas en un garaje de Grenoble (sureste), presuntamente utilizado por miembros de ETA.

Entre el material hallado en el lugar había cinco tubos de PVC con el anagrama de la organización terrorista, unos 500 kilos de nitrato de amonio, polvo de aluminio, 20 litros de agua oxigenada, dos cilindros vacíos y dos bombonas grandes de gas, según dijeron a EFE fuente próximas a la investigación.

El garaje abandonado donde se encontraba el material servía al parecer como "depósito" y en principio se excluye que el lugar se empleara como laboratorio para fabricar explosivos, añadieron las fuentes.

Los investigadores consideran además que en la zona podría haber sido alquilada una vivienda para servir de apoyo a la persona o personas que alquilaron el garaje.

Precisamente el impago del alquiler fue la circunstancia que condujo al descubrimiento del almacén, después de que el propietario del local entrara en el garaje este fin de semana después de varios meses sin percibir la renta.

Pero la investigación comenzó "a finales de la semana pasada", precisaron las fuentes.

Las sustancias encontradas son elementos que sirven para la fabricación de explosivos como el amonal, empleado por la organización terrorista ETA.

Inicialmente se había informado de la existencia de sólo unas decenas de kilos de sustancias que pueden emplearse en la fabricación de explosivos y posteriormente fuentes oficiales indicaron que la cantidad era de más de 300 kilos.

El propietario del local alertó a la policía, que a su vez solicitó la intervención de agentes especiales de los bomberos dedicados al manejo de sustancias químicas, que confirmaron la peligrosidad de las sustancias si éstas entraran en contacto.

El hallazgo de hoy sucede después de varios meses sin noticias sobre depósitos de explosivos en territorio galo.

El pasado mes de julio las autoridades reforzaron la vigilancia en torno a dos fábricas de explosivos situadas a pocos kilómetros de una casa que había sido ocupada por varios miembros de ETA en las cercanías de Dijon (este).

ETA protagonizó en el pasado robos a mano armada de grandes cantidades de explosivos en Francia. En octubre de 1999 uno de sus comandos sustrajo más de 8,3 toneladas en Bretaña, y otro hizo otro tanto con 1,6 toneladas en marzo de 2001 cerca de Grenoble, la ciudad situada en los Alpes franceses donde hoy se encontró el depósito que investigan las autoridades.