Alcaraz pide a la Audiencia Nacional que ordene detener a Josu Ternera ante los indicios de que puede estar en Italia

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El ex presidente a la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz, presentó hoy en la Audiencia Nacional un escrito en el que solicita la detención del dirigente de ETA José Antonio Urruticoechea, alias 'Josu Ternera' ante la existencia de nuevos indicios que apuntan a que podría encontrarse en la provincia italiana de Pordenone, informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Ternera, procesado por el Tribunal Supremo en 2002 por el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza cometido el 11 de diciembre de 1987, --en el que fueron asesinadas 11 personas, cinco de ellas niñas-- se encuentra en paradero desconocido desde noviembre de ese año.

Huyó de España después de que el alto tribunal le citara como imputado por la existencia de indicios de que dio la orden, cuando formaba parte de la dirección de ETA en Francia, para que se perpetrase la acción terrorista. El alto tribunal, que le imputa la comisión de delitos de atentado terrorista con resultado de muerte; 11 asesinatos consumados; 73 asesinatos frustrados y un delito de terrorismo, dictó entonces un auto de prisión incondicional y formalizó una orden internacional de detención que, por el momento, no se ha llevado a efecto.

Según el escrito de Alcaraz, al que ha tenido acceso Europa Press, el ex presidente de la AVT, que perdió en el atentado a su hermano y a dos de sus sobrinas, solicita la reapertura de la causa sobre la acción terrorista y su personación como acusación particular.

"Entendemos que los datos sobre su paradero deben ser contrastados para poner a disposición de la Justicia a este encausado por una de las horribles matanzas contra un acuartelamiento de la Guardia Civil", dice el escrito, presentado esta mañana.

El tribunal Supremo citó en dos ocasiones a Ternera en noviembre 2002 y el entonces parlamentario de Euskal Herritarrok eludió acudir al alto tribunal sin justificación alguna, aunque a través de una carta publicada en el diario 'Gara' alegaba que no iría a declarar porque se trataba de un "juicio-farsa".

La Sala Segunda del Supremo asumió en septiembre de 2002 la competencia de la investigación sobre Urrikoetxea al haber encontrado "indicios de responsabilidad criminal" en su contra. El caso fue remitido por el juez Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, dada la condición de aforado del acusado.

DECLARACIONES DE UN ETARRA ARREPENTIDO

El fiscal reclamó la imputación basándose en un informe del Servicio de Información de la Guardia Civil de junio de 2001, que recogía las declaraciones del etarra arrepentido Juan Manuel Soares Gamboa, y de los activistas Juan José Rego Vidal, Elena Beloki, y de dos miembros del "comando robacoches".

El informe de la Benemérita concluía que en el momento de los hechos, Urruticoetxea formaba parte del "Comité Ejecutivo" de ETA, ubicado en Francia, como responsable del aparato internacional-político, y que como tal adoptó la decisión del atentado de Zaragoza, que era el primero que hacía la banda terrorista contra un casa-cuartel habitada por los hijos y mujeres de los agentes. Además, le acusaba de entregar los medios necesarios para que la acción se realizara y de reinvidicar el atentado en nombre de ETA.

El jefe del "comando francés" o "itinerante" de ETA, Henri Parot, fue condenado por la Audiencia Nacional como autor material de este atentado a 1.802 años de cárcel. Se sospecha que los otros activistas que cometieron la acción fueron Jean Parot (hermano del anterior), Frederic Haramboure, y Jacques Esnal.