Basagoiti insiste en la necesidad de un acuerdo político

BILBAO, 22 (OTR/PRESS) El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, aseguró que el "cambio" de políticas que pretenden aprobar con los socialistas se deberá visualizar en instituciones como la Diputación de Álava, la Mesa del Parlamento vasco o el consejo de EiTB, advirtiendo de que si no se logra un acuerdo político entre su formación y el PSE, Patxi López "no tendrá la estabilidad suficiente para poder gobernar y será, al final, una legislatura probablemente corta. Por su parte, el diputado general del Vizcaya, José Luís Bilbao (PNV), insistió en que el futuro de Euskadi "para por un entendimiento entre nacionalistas y socialistas", y aseguró que le da al Gobierno de López dos años de vida, destacando que el gran beneficiado será el PP. En una entrevista en el 'Diario Vasco', Basagoiti advirtió de que si no se logra un acuerdo político entre PP y PSE, López "no tendrá la estabilidad suficiente para poder gobernar y será, al final, una legislatura probablemente corta y en la que el nuevo lehendakari no habrá sido capaz de darle la estabilidad y el cambio que necesita el país". Sobre la Diputación foral de Álava, explicó que "en este momento no está" en primer plano la posible moción de censura contra el diputado general del PNV, aunque agregó que "estará si hay un compromiso político", porque "los alaveses también se merecen un cambio si defendemos que es bueno para el País Vasco". "Y, además, el Gobierno vasco necesita tener cierta tranquilidad en las diputaciones, no tener tres diputaciones que le estén haciendo la Pascua permanentemente", añadió. Asimismo, indicó su convencimiento de que la Presidencia del Parlamento vasco debe corresponder al PP, lo que, remarcó, no supondría caer en "una política de frentes". "En este país hay muchos nacionalistas y también hay que saber gobernar para ellos", dijo. Sobre el acuerdo preferente con el PSE, explicó que excluiría "que se puedan acordar con otras formaciones políticas propuestas que van en contra de los ejes del cambio que hemos firmado en un papel" pero no supondría descartar pactos con otras formaciones. "Yo tampoco descarto pactar con el PNV una rebaja de impuestos", advirtió. Sobre la política lingüística, explicó que en la función pública se va a "flexibilizar, suavizar y aportar sentido común", mientras que en educación "la única vía es la libertad de elección", lo que supondrá que, "si en Vitoria hay un centro que no ofrece el euskera, se tiene que dar", o "si en San Sebastián falta un centro en el que se imparta castellano, si los padres lo quieren, se tiene que ofrecer". "El euskera no está en riesgo, aquí nadie va a poner, y el PP menos, una política contra nuestra lengua. El PP quiere poner un poco de sentido común y que el euskera se hable en libertad, que dejen de imponerlo. La gente que vive en el ámbito del euskera no tiene que tener ningún miedo", agregó, aunque precisó que la Korrika no debería recibir más subvenciones públicas. DESCONFIANZA GRANDE Sobre la relación de su partido con los socialistas, recordó que todavía existe una "desconfianza grande" entre ambas formaciones porque miembros del PSE-EE "han estado no hace mucho con Otegi en un hotel de San Sebastián". "Pero lo que estamos viendo en los últimos días de la negociación es que están en una posición abierta y comprenden que nuestra única exigencia es política para que se cambien las cosas. Las cosas van bien pero hay que concretarlas", agregó. Sobre las posibilidades para la investidura de López como lehendakari, explicó que el apoyo del PP era "la tercera opción de Zapatero". "La primera era que el PSE tuviera más votos y escaños que el PNV y gobernar con ellos; la segunda opción era hacer un pacto a la catalana de izquierdas y ésta es la tercera, que se la ha tenido que tragar porque la matemática es la que es", añadió. Basagoiti negó que exista sobre esta cuestión un pacto de Estado entre Zapatero y Rajoy, sino una cuestión de "matemática" para permitir la investidura de López, en la que "el PP quiere aprovechar este momento político para que algunas cosas cambien en el País Vasco". Preguntado por el motivo por el que PSOE y PP sólo se entiendan en Euskadi, respondió que "es mucho más importante" el momento político vasco que el estatal, ya que aquí es "prioritaria la defensa de las libertades" y que "podamos dar la puntilla definitiva a ETA y que se gobierne respetando la pluralidad del país". El presidente del PP vasco indicó que su apoyo a López obedece a la intención de lograr "también un cambio de políticas" con un gobierno que "tenga como prioridad el fin del terrorismo, su derrota, que los vascos vivamos en libertad, que se ocupe de los asuntos que afectan a los ciudadanos y no de las identidades, de los territorios y los planes...". Sobre EiTB, insistió en que "no puede ser que en la televisión pública vasca salgan permanentemente los portavoces de las cosas ilegalizadas o haya voces que justifiquen los crímenes". "El problema es que den cobertura a ETA. Es una aberración", insistió. NACIONALISTAS Y SOCIALISTAS Por su parte, el nacionalista José Luís Bilbao insiste en que el futuro en Euskadi "pasa por un entendimiento entre nacionalistas y socialistas" y le da al Gobierno de López dos años de vida, hasta las elecciones municipales, "si es que aguanta", a la vez que cree que "los grandes beneficiados y los listos" son el PP. En una entrevista concedida al diario 'El Correo', recogida por otr/press, Bilbao dice que hacen falta "acuerdos sólidos" y la gente pide "estabilidad" y eso "viene de una entente entre el mundo nacionalista democrático y el socialista", ya que, "la suma de tendencias nacionalistas hoy no es posible mientras la izquierda radical siga con sus planteamientos violentos". "Para qué voy a perder el tiempo en buscar acuerdos con unos que, si mañana me pegan un tiro, no van a pestañear", pregunta. Bilbao asegura que la oferta que el PNV hizo al PSE en la reunión que mantuvieron en la ronda de contactos impulsada por la formación nacionalista era "seria y sincera", por lo que afirma no saber "qué más hace falta" porque "está presentada en forma, con la ejecutiva nacional del PNV, el lehendakari ahí sentado avalándola. Y hecha además, no lo olvidemos, en una situación de crisis muy preocupante, con un 2009 que va a ser duro y un 2010 que también va a ser malo". Tras precisar que "cuando buscas socios no buscas a aquél con quien mejor te llevas, sino a aquél con el que puedes llevar adelante proyectos", recuerda que el PP y el PSE "andan a plastazos en todas partes y eso no les imposibilita para llegar a un acuerdo aquí". Bilbao afirma que la cúpula del PSE, en referencia a Patxi López, Rodolfo Ares y Jesús Eguiguren, "tiene una decisión tomada y basada, y voy a decir una barbaridad, en el 'que te den, os vais a enterar', y no les critico". Para el diputado general de Vizcaya, la prioridad de López es "sentarse en la silla de Ajuria Enea mientras que la del PNV es sacar adelante este país". "¿Y después, qué? ¿Con 25 parlamentarios? ¿Con un pacto con un PP que les va a dejar colgados de la brocha? Al día siguiente de ser lehendakari va a tener, de saque, 25 votos a favor y 30 en contra. ¿Eso es un Gobierno fuerte? Estará sentado en la silla, saldrá en las fotos e irá a la final del Athletic y al palco, pero será un Ejecutivo débil que no va a poder gobernar", advierte. Por ello, le da al Gobierno de López de vida "dos años, hasta las municipales y forales, si es que aguanta" y señala que, "aquí los grandes beneficiados y los listos son los del PP, que han pensado: 'Le voy a tener agarrado, no digo de dónde'. Y, además, igual hay que hacer movimientos en Álava y Getxo y a la vez Zapatero se queda sin un apoyo fundamental en el Congreso".