Cae el número uno de ETA, Jurdan Martitegi, y otros 6 presuntos terroristas en Francia y en España

  • Madrid, 18 abr (EFE).- El etarra Jurdan Martitegi, considerado el número uno de ETA, ha sido detenido hoy junto a otras dos personas en Perpiñán (Francia), y otros cuatro presuntos miembros de la banda terrorista lo han sido en Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Gendarmería francesa.

Madrid, 18 abr (EFE).- El etarra Jurdan Martitegi, considerado el número uno de ETA, ha sido detenido hoy junto a otras dos personas en Perpiñán (Francia), y otros cuatro presuntos miembros de la banda terrorista lo han sido en Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Gendarmería francesa.

Así lo han indicado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que explicaron que Martitegi, que se encontraba huido desde julio pasado tras la desarticulación del "comando Vizcaya", fue detenido junto a las otras dos personas en Perpiñán cuando pretendían mantener un encuentro.

Horas después y en el desarrollo de la misma operación fueron arrestados en Álava otros dos presuntos etarras y, posteriormente, uno más en Guipúzcoa y otro en Vizcaya.

La operación continúa abierta, según las mismas fuentes.

Tras estas detenciones, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha estado puntualmente informado del desarrollo de la operación, ha pedido al ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que traslade su felicitación a la Policía Nacional por su espléndido trabajo en la operación contra ETA.

En su intervención de este sábado por la mañana ante el Comité Federal del PSOE, Zapatero condenó y rechazó "con la máxima contundencia" las amenazas contra el futuro Gobierno vasco lanzadas por la banda terrorista ETA.

"No nos intimidan", proclamó en dicho foro, antes de garantizar que los terroristas saben que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado seguirán combatiendo la violencia hasta que llegue su final.

El Partido Popular se ha sumado a la felicitación a las Fuerzas de Seguridad por la operación; ha invocado el Pacto Antiterrorista diciendo que casos como éste son "la expresión más clara de su necesidad" y ha mostrado su reconocimiento a la colaboración del Gobierno francés.

"La unidad en torno al Pacto Antiterrorista tiene en ocasiones como ésta la expresión más clara de su necesidad y de su eficacia", ha destacado el PP a través de un comunicado.

Igualmente ha destacado dicha cooperación internacional la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, que en un comunicado la considera una herramienta clave para perseguir a los terroristas.

El PSOE, que agradece a Francia su estrecha colaboración con las fuerzas de seguridad españolas, ha afirmado que la lucha contra el terrorismo es, sin duda, "una tarea que cuenta con la máxima colaboración de los cuerpos de seguridad de otros países tal y como, una vez más, acaba de demostrar Francia".

Por su parte el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha dicho que estas detenciones demuestran la permanente acción policial y la coordinación que hay entre la Justicia y las Fuerzas de Seguridad.

En su localidad natal, Torres (Jaén), donde ha recibido esta tarde un homenaje, Garzón ha informado a los periodistas de que las operaciones han sido desarrolladas por la Comisaría General de Información, en coordinación permanente con las fuerzas de seguridad francesas. "Eso es lo más positivo", ha añadido.

Esta operación es un "ejemplo de que todos estamos trabajando como debemos y ese es el mensaje que hay que dar a los ciudadanos españoles", ha señalado Garzón, tras indicar que "la acción se demuestra andando".

Jurdán Martitegi, nacido en Durango en 1980 y que figuraba desde diciembre del pasado año en la conocida como "lista terrorista europea", es según los expertos en la lucha antiterrorista el máximo dirigente de ETA tras los arrestos de Mikel Garikoitz Azpiazu "Txeroki", el 17 de noviembre de 2008, y de Aitzol Iriondo, tres semanas después.

El etarra tenía pendiente una orden de búsqueda y captura dictada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón como huido tras la desarticulación el pasado mes de julio del "comando Vizcaya", del que supuestamente era el número dos.

El citado comando era el más activo de la organización terrorista desde la ruptura del alto el fuego y al mismo se atribuyeron la mayoría de los atentados cometidos desde agosto de 2007, entre ellos la bomba contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Legutiano (Álava) que mató al agente Juan Manuel Piñuel.