Así se ha convertido la Policía española en un referente en la lucha contra el yihadismo


  • Desde que España aumentó el nivel de alerta antiterrorista a 4, en junio de 2015, la Comisaría General de Información de la Policía Nacional ha detenido a 85 yihadistas de un total de 171.

  • Un equipo humano en constante formación, la apuesta por la inversión tecnológica y las buenas relaciones con los servicios de inteligencia extranjeros son indispensables en la lucha contra el yihadismo.

Así se ha convertido la Policía española en un referente en la lucha contra el yihadismo

Así se ha convertido la Policía española en un referente en la lucha contra el yihadismo

Si preguntan a cualquier policía por qué la Comisaría General de Información es el referente mundial en la lucha contra el yihadismo la respuesta invariablemente pasará por destacar la calidad humana y profesional de quienes se dedican a erradicar el terrorismo y por las horas y horas de esfuerzo para garantizar la seguridad de todos.

No es para menos. Desde que España aumentó el nivel de alerta antiterrorista a 4, en junio de 2015, la Comisaría General de Información ha detenido a 85 yihadistas. Además, desde 2012 han arrestado a más de 171 personas vinculadas con el islamismo radical.

Cada vez son más los servicios extranjeros que piden ayuda a España. Quieren saber cómo este país ha evitado lo que nuestros vecinos no han podido y cómo su nivel de efectividad es de los más altos del mundo.

La página web del Cuerpo Nacional de Policía de España dice sobre la Comisaría General de Información (CGI) que ésta se conforma como el órgano al que corresponde "la captación, recepción, tratamiento y desarrollo de la información de interés para el orden y la seguridad pública, así como su explotación o aprovechamiento operativo, especialmente en materia antiterrorista, tanto en el ámbito nacional como en el internacional".

Por ello, la sede central, ubicada en Canillas, no descansa nunca. A cualquier hora de la mañana o de la noche un policía está investigando una pista, cotejando un dato... El reloj no es importante para ninguno de estos abnegados agentes, que renuncian a su vida privada y familiar con tal de que en España no se produzca una masacre como las perpetradas en Francia o Alemania. No existe urgencia lo suficientemente importante como para abandonar su puesto. Pase lo que pase, ellos están ahí.

Sus métodos y procedimientos están clasificados como secreto y el hermetismo que rodea a esta Comisaría General es total, pero todos sonríen con orgullo recordando los éxitos que son de todos. Sin ir más lejos hoy han detenido a un presunto yihadista en Aranjuez preparado para atentar.

Equipo humano, inversión tecnológica y buenas relaciones internacionales

Como ya explicó lainformación.com, el éxito de la Policía Nacional en la lucha contra el terrorismo se resume en tres puntos:

En primer lugar, un equipo humano con una alta capacidad de trabajo, que se recicla constantemente  y que pone especial énfasis en la formación sobre las nuevas tecnologías en las que se basa la estrategia de adoctrinamiento del Estado Islámico. 

En segundo lugar, la fuerte inversión en tecnología que ha realizado este organismo ha permitido que la Policía tenga una capacidad para sintetizar y analizar la información inigualable por ningún otro país del mundo. Así, ha desarrollado un sistema pionero, el I3, que, según explicó el Secretario de Estado de Seguridad, supone una auténtica revolución en el tratamiento de datos. Este sistema, que se recepcionó en mayo, ha supuesto, según explicó el Comisario General de Información en la inauguración de la Asamblea Nacional de la Confederación Española de Policía, un "gran esfuerzo de inversión tecnológica" que va a revolucionar "la forma de trabajar" de los servicios de inteligencia españoles y, en consecuencia, del mundo.

Por último, las relaciones entre los distintos organismos encargados de luchar contra el yihadismo (Policía, Guardia Civil y CNI) son inmejorables y nunca vistas hasta ahora en la historia de España, lo que permite una mayor coordinación a la hora de neutralizar la amenaza terrorista. 

Pero esta relación no es solo buena entre los servicios españoles, sino que también con los extranjeros, especialmente con Marruecos, aliado fundamental en la lucha contra el islamismo radical en España. Sin esa buena relación, reconocen, mantener estos niveles de eficacia sería mucho más complicado. 

De esta manera, este trabajo policial se mezclan labores de inteligencia, intercambios de información con policías de otros países e incluso la actuación encubierta de operativos propios o ajenos.

Todo es poco, aseguran estos héroes de la lucha contra el yihadismo, para mantener los niveles de eficacia policial tanto en detección de radicales como en su posterior detención. Así han conseguido lo que pocos pueden: que las células sean neutralizadas antes de que tengan tiempo a cometer un atentado y desincentivar el asentamiento de los radicales en España.

Sin embargo, son héroes desde el silencio, ya que sus operaciones hacen brillar al ministro de turno, pero nadie conoce su rostro. Su éxito no es personal, al contrario, reside en saber que los ciudadanos no tendrán que padecer la barbarie, que han evitado una tragedia.