El asesinato de un policía supone un desafío al proceso de paz norirlandés

  • Belfast (R.Unido), 10 mar (EFE).- El asesinato la pasada noche de un policía en Irlanda del Norte, 48 horas después de que dos soldados británicos murieran en un ataque perpetrado por el IRA Auténtico, supone un desafío al proceso de paz en la provincia.

Un detenido por el asesinato del agente que se atribuyó el IRA de Continuidad

Un detenido por el asesinato del agente que se atribuyó el IRA de Continuidad

Brown dice que no habrá vuelta a los "viejos tiempos" en Irlanda del Norte

Brown dice que no habrá vuelta a los "viejos tiempos" en Irlanda del Norte

Asesinado a tiros un agente de policía en Irlanda del Norte

Asesinado a tiros un agente de policía en Irlanda del Norte

El IRA de Continuidad se atribuye el asesinato del policía en Irlanda de Norte

El IRA de Continuidad se atribuye el asesinato del policía en Irlanda de Norte

Belfast (R.Unido), 10 mar (EFE).- El asesinato la pasada noche de un policía en Irlanda del Norte, 48 horas después de que dos soldados británicos murieran en un ataque perpetrado por el IRA Auténtico, supone un desafío al proceso de paz en la provincia.

El agente, identificado como Stephen Paul Carroll, de 48 años, fue tiroteado en Craigavon, en el sur de la provincia, por el IRA de Continuidad, grupo que -al igual que el IRA Auténtico- está escindido del Ejército Republicano Irlandés (IRA).

En un mensaje codificado enviado a la agencia británica Press Association (PA), el IRA de Continuidad señaló que el ataque fue llevado a cabo por su "batallón" de Armagh (sur).

"Mientras los británicos estén en Irlanda, estos ataques continuarán", señaló el mensaje.

En el tiroteo -que se produjo a corta distancia- resultó herido el compañero del agente fallecido, según las fuerzas del orden, que precisaron que los dos investigaban la denuncia de una mujer sobre una actividad sospechosa en la zona.

Este es el primer asesinato de un agente del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) desde que esta fuerza se formó en el año 2001 para reemplazar al Royal Ulster Constabulary (RUC).

Además, es el primer asesinato de un policía en la provincia desde 1998, cuando el IRA Auténtico perpetró el atentado de Omagh, en el que 29 personas murieron, dos de ellas españolas.

El tiroteo de anoche se produjo apenas dos días después de que los soldados Mark Quinsey, de 23 años, y Patrick Azimkar, de 21, perdieran la vida en un ataque con armas de fuego perpetrado contra la base militar británica de Massereene, cerca de Belfast.

Esta violencia ha sido condenada por políticos a ambos lados de la frontera irlandesa, que han insistido en que no se permitirá que un grupo minoritario destruya la paz en la provincia.

El primer ministro británico, Gordon Brown, condenó hoy el asesinato y aseguró que "no habrá un retorno a los viejos tiempos".

"Estos son asesinos que tratan de distorsionar, perturbar y destruir el proceso de paz que funciona para la población de Irlanda del Norte", dijo Brown en una declaración en Londres.

El jefe del Gobierno dijo que la población "no quiere el retorno de las armas a las calles" de Irlanda del Norte, "nunca se les permitirá destruir o perjudicar el proceso político".

"No habrá un retorno a los viejos tiempos -insistió- Mis primeros pensamientos están con la familia de un policía muy valiente que ha sido asesinado y con las fuerzas policiales".

Por su parte, el "Taoiseach" (primer ministro irlandés), Brian Cowen, manifestó hoy su tristeza y repudio por el asesinato.

"Con profunda tristeza y asco me entero del asesinato despreciable de un policía mientras cumplía con su deber sirviendo a la comunidad de Craigavon", agregó Cowen.

"La violencia y el odio no triunfarán sobre la paz y la democracia", puntualizó.

El ministro principal de Irlanda del Norte, Peter Robinson (del Partido Democrático Unionista, DUP), condenó el asesinato del agente y manifestó su solidaridad con las fuerzas del orden.

"Siento náuseas (al ver) los intentos de los terroristas de desestabilizar Irlanda del Norte. No se permitirá -dijo- que los responsables de este acto asesino lleven a la provincia al pasado".

Robinson y el "número dos" de la provincia, Martin McGuinness, cancelaron hoy el viaje que iban a emprender a Washington para reunirse con el presidente de EEUU, Barack Obama, el día 17 con motivo de la celebración del Día de San Patricio, patrón de Irlanda.

El jefe del PSNI, Hugh Orde, señaló hoy: "Esto nos recuerda que un pequeño grupo dispuesto a perjudicar lo que es un enorme progreso político se está volviendo más peligroso".

El atentado ocurrió después de que el PSNI informase de que ha solicitado la intervención de los servicios secretos (el MI5) y las Fuerzas Armadas británicas para afrontar la creciente amenaza de facciones disidentes del IRA.