El nuevo Gobierno vasco, entre los posibles objetivos de ETA

El nuevo Gobierno vasco, entre los posibles objetivos de ETA

El nuevo Gobierno vasco, entre los posibles objetivos de ETA

MADRID (Reuters) - La Policía trabaja con la hipótesis de que Jurdan Martitegi, el presunto jefe militar de ETA detenido este fin de semana, preparaba un atentado contra el futuro Gobierno vasco dirigido por Patxi López, según declaró el lunes el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho.

"(Se trata) de la desarticulación de un comando que iba a empezar a trabajar, y que iba a empezar a trabajar en Vitoria que es la sede de las instituciones vascas. De ahí la hipótesis con la que trabaja en este momento la Policía", dijo Camacho en declaraciones a RNE.

Camacho señaló no obstante que las detenciones aún son muy recientes y que la Policía continúa investigando.

En un comunicado publicado el pasado 12 de abril en Gara, la banda armada señaló que el futuro Ejecutivo vasco sería un "objetivo prioritario" y calificó al próximo lehendakari de "caudillo".

El Partido Socialista de Euskadi (PSE) ha llegado a un acuerdo de gobierno con el PP vasco tras las elecciones del 1 de marzo, por el que López se convertirá en el primer lehendakari no nacionalista de la historia de Euskadi.

ETA ha declarado que no reconoce ninguna legitimidad al Gobierno de López.

La Policía francesa arrestó el sábado al jefe militar de ETA en una localidad de los Pirineos cercana a Perpiñán, en el sureste de Francia, junto al presunto jefe de comando de la banda Alexander Uriarte.

Se trata del tercer líder de ETA capturado en los últimos seis meses.

La Policía española también arrestó a otras seis personas el sábado por la noche en Vitoria, Bilbao y Renteria, en el País Vasco.

La captura de estos cinco hombres y una mujer de entre 26 y 32 años de edad desmanteló un comando que supuestamente habría sido formado por Uriarte.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, dijo el lunes en declaraciones a TVE que "se ha vuelto a asestar un duro golpe a la bandar terrorista ETA, que ha puesto de manifiesto la eficacia en la lucha antiterrorista".

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo tras las detenciones que no estaba claro si Martitegi era el máximo jefe de ETA, pero que su arresto demuestra que la organización separatista se enfrenta a una crisis de liderazgo en medio de una creciente división interna sobre el abandono de las armas.