El Senado expresa su compromiso con la 'Y' vasca frente a ETA y su solidaridad a la familia de Uria y a las empresas

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El Pleno del Senado aprobó hoy por unanimidad una iniciativa firmada por todos los grupos de la Cámara en la que expresan su compromiso con la construcción de la 'Y' vasca frente a las amenazas de ETA, así como su solidaridad con la familia de Ignacio Uría, empresario asesinado, y con todas las empresas y trabajadores implicados en esta obra, a la que se califica como "infraestructura esencial" para el País Vasco y para España. La iniciativa partió del PSOE, que finalmente acordó una nueva redacción con el resto de grupos de manera que la moción recibió el apoyo unánime de la Cámara. En concreto, el Senado afirma la "importancia estratégica" de la obra y la defiende como "instrumento clave en el progreso económico y la prosperidad", pero también afirma la legitimidad democrática del proyecto y condena la persecución de ETA a quienes lo llevan adelante. Se condena en concreto, junto al asesinato de Uría, el atentado esta misma semana contra la empresa Ferrovial. Yolanda Vicente, portavoz socialista, subrayó que el tren de alta velocidad es "el presente y el futuro" del País Vasco y que para "instalar este mensaje" en todas las personas es necesario que vean "que el tren llega" a Euskadi y que le beneficia. "La alta velocidad hoy es la imagen de vanguardia de Euskadi y de España", defendió, para instar a los partidos políticos y a las instituciones a implicarse para impedir que los terroristas entorpezcan esta obra, la más ambiciosa acometida nunca en el País Vasco, dijo. "El respaldo de todas las fuerzas de forma unánime no es una cuestión baladí, tiene más fuerza que nunca para decirle a ETA y a sus satélites que el tren va a ser una realidad", afirmó la senadora socialista, para sentenciar que "no hay patria que valga la vida de un hombre". Por el PP, el alavés Ramón Rabaneda compartió la importancia estratégica de este tren, pero quiso poner el acento en lo que significa su defensa de reivindicación de la libertad en el País Vasco, "del derecho de las instituciones a decidir dentro del Estado de Derecho". Y puso el acento en el "papel" de ANV preparando el terreno en contra de la construcción del TAV, repasando las iniciativas tomadas desde hace varios años por los 18 municipios por los que transcurre el trazado y que gobierna el brazo político de ETA. "Y ante esta situación, el Estado, las instituciones y los partidos deben dar ejemplo de firmeza con las medidas de que disponen, que son muchas", subrayó Rabaneda. "Luego antes de cualquier consideración sobre la necesidad de dicha infraestructura, que también, la defensa del Estado de Derecho y la persecución de los que atentan contra la democracia debe ser fundamento de los partidos aquí representados", defendió el senador 'popular', que abogó por "demostrar que el terrorismo etarra no provocará retrasos en la obra". El resto de los grupos parlamentarios expresó idéntico apoyo a la moción, su respaldo a la familia de Uría y el apoyo a las empresas y trabajadores implicados en esta obra. Por el PNV, su portavoz, Joseba Zubia, aseguró que su partido había decidido no presentar enmiendas para dejar clara su posición sobre una obra "defendida por la inmensa mayoría de la sociedad vasca". "Merecerá la pena, como el tiempo se encargará de demostrar", dijo, para recordar antes de concluir al asesinado Ignacio Uria y los atentados a las empresas constructoras. "Cuentan con nuestro reconocimiento y el de la sociedad vasca", concluyó. Por el Grupo Mixto, el senador por Navarra Francisco Javier Tuñón aportó al Pleno su experiencia como miembro de la Cámara de Comptos de Navarra, tribunal desde el que le tocó fiscalizar la construcción de la autovía de Leizarán entre Pamplona y San Sebastián, otra obra amenazada por ETA, recordó. El desvío económico provocado por aquella situación fue de unos 5.000 millones de pesetas, aseguró, una quinta parte del coste de la obra.