España confirma el arresto del líder militar de ETA

MADRID (Reuters) - La policía francesa arrestó al jefe militar de ETA y otros ocho presuntos miembros de la banda, según dijo España el domingo, convirtiendo a Jurdan Martitegi en el tercer líder del grupo separatista armado vasco capturado en los últimos seis meses.

Tres unidades de policía de élite cercaron a Martitegi en una localidad pirenaica cercana a Perpignan, en el sureste de Francia, al atardecer del sábado, dentro de una operación conjunta con las fuerzas de seguridad españolas.

La policía española también arrestó a otros seis presuntos miembros de ETA el sábado por la noche en las ciudades de Vitoria, Bilbao y Renteria en el País Vasco.

La captura de cinco hombres y una mujer de entre 26 y 32 años de edad desmanteló un comando que siendo formado por Alexander Uriarte, según medios.

Martitegi llevaba una pistola pero se rindió sin tratar de usarla, junto a otros dos presuntos miembros de ETA también armados, según dijo el gobierno en un comunicado.

"Soy Jurdan Martitegi", dijo el considerado líder de ETA, de 28 años, a la policía según el ministerio del Interior español.

Martitegi y un segundo hombre al que se considera su guardaespaldas estaba reuniéndose con Uriarte, de 29 años y presunto líder de un comando, cuando los tres fueron arrestados.

La policía intervino tres pistolas, un coche robado con matrículas falsas y material para fabricar bombas y manuales durante un registro en Montauriol, a 16 kilómetros al norte de la frontera española.

Con casi 2 metros, de fuerte complexión y conocido como "el gigante", Martitegi es considerado como uno de los hombres más peligrosos en España y Francia, donde su fotografía aparece en carteles de búsqueda en aeropuertos y estaciones de tren.

Estaba fugado desde julio, cuando la policía española desarticuló la principal unidad de ataque de ETA, conocida como "comando Vizcaya", acusada de ataques con bomba a numerosas estaciones de policía y edificios gubernamentales.

ETA es responsable de las muertes de más de 800 personas durante los 40 años de su campaña de asesinatos y explosiones para conseguir un estado vasco independiente en el norte de España y el sudoeste de Francia.