ETA destinaba en 2002 el 40% de su presupuesto a la red de información

PARIS, 25 (EUROPA PRESS) La estructura de información de la organización terrorista ETA tenía un presupuesto mensual de entre 18.000 y 19.000 euros, es decir, entre el 35 y el 40 por ciento del presupuesto con el que contaba el aparato militar de la banda en 2002, que era de unos 50.000 euros, según la información aportada por el agente de la Subdivisión Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial francesa, Laurent Hury. El policía compareció hoy por segunda vez en la tercera jornada del juicio contra cuatro presuntos miembros de la red de información de ETA detenidos en mayo de 2003 en Francia, entre ellos quien está considerada su máxima responsable, Ainhoa García Montero, que ejerció su labor al frente de los llamados 'pianistak' siendo jefe del aparato militar Ibon Fernández Iradi, alias 'Susper'. El aparato de información, llamado también 'Mattin Salto', se encontraba muy debilitado tras las operaciones realizadas contra la banda terrorista durante los años 2001-2002, según un documento interno de la organización que integra el sumario y fue leído por la presidenta del Tribunal especial de lo Criminal de París, Anny Douvillaire, en la vista celebrada hoy. MIEMBROS NUEVOS E INEXPERTOS En dicho texto se pone de relieve que prácticamente todos los miembros de la red son nuevos y carecen de experiencia y veteranía o que la Base Central de Datos (DGZ) de la organización --que contenía información detallada sobre virtuales objetivos-- no estaba en la mejor situación, porque tenía que ser actualizada. Se decía también que quedaba mucho por hacer y se animaba a continuar el trabajo iniciado en 2002, año en el que con las últimas incorporaciones la banda pretendía mejorar la situación. El agente Hury certificó que en ese momento se había comprobado la necesidad que tenía ETA de poner a punto la base de datos que sirve, tal y como explicó, para establecer los posibles objetivos de los atentados terroristas de la banda. Según el testimonio del policía galo, si bien todos los aparatos de la organización terrorista están estructuralmente ligados, todas las decisiones tienen que estar basadas en una información "pertinente" y ahí es donde tiene todo su papel la estructura de los 'pianistak', que está en la base de las decisiones de los atentados que se cometerán. INFORMACIÓN ENCRIPTADA La detención de García Montero, arrestada en la localidad francesa de Saintes, al norte de Burdeos, junto a Aitor García Justo, Asier Aranguren Urroz y el francés Thierry Idiart, cuando se disponían a abandonar de manera precipitada la localidad en dos coches robados, permitió a la Policía gala incautarse de la Base Central de Datos de ETA. No obstante, al haber sido encriptados la mayoría de los datos durante el año 2000, la policía no ha logrado descifrarlos. La implicación de García Montero en la estructura de información se comprobó al ver que estaba en sus manos la clave para descifrar toda esa información, que posteriormente logró enviar desde la cárcel a sus sucesores, y que estuvo al frente de esta red desde la caída de la anterior dirección de la banda, en 2002, hasta su arresto en 2003. García Montero, 'Nekane' o 'Laia', era la pareja de Gorka Palacios Alday, jefe de los comandos de ETA y 'adjunto' de Ibon Fernández Iradi, 'Susper' tras la caída de Olarra Guridi y Ainhoa Múgica Goñi en septiembre de 2002. Mientras, Aranguren Urroz, García Justo e Idiart formaban parte de los 'talde de reserva' de la banda. Con anterioridad a asumir responsabilidades operativas de la banda junto a 'Susper', la policía atribuye a la presunta etarra labores de captación de activistas desde su incorporación al 'comando Buruntza' de ETA en julio de 2000 a las órdenes de Fernández Iradi, y de instruir y transmitir órdenes a nuevos etarras para cometer cuatro atentados. En concreto, los atentados en los que fueron asesinados el presidente de la patronal guipuzcoana, José María Korta, el director finaciero de "El Diario Vasco", Santiago Oleaga, el subcomisario de la Ertzaintza, Mikel Uribe, y en el que resultó mutilado el periodista Gorka Landáburu. A García Montero se le atribuye igualmente su participación en la colocación, el 9 de enero de 2001, de un artefacto explosivo en el cementerio de Zarautz durante el homenaje al concejal del PP asesinado por ETA, Ignacio Iruretagoyena. También se le considera responsable de haber dado las órdenes al comando integrado por Gorka Loran Lafourcade y Garikoitz Arruate Santa Cruz que cometió el atentado fallido contra el Intercity Irún-Madrid en la Nochebuena de 2003. El proceso iniciado en el Tribunal de París está previsto que se prolongue hasta el próximo 31 de marzo.