ETA.- IU recuerda a ETA que "no representa a nadie" ni se la reconoce como "actor político" para actuar en precampaña

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) Izquierda Unida lamentó hoy que ETA haya querido volver a estar presente en la precampaña vasca y le recordó que carece de legitimidad para ello, que ni la ciudadanía ni las instituciones la reconocen "como actor político" y que "no representa a nadie", por lo que lo único que se espera de ella es "su fin definitivo". Así lo aseguraron el coordinador general de la federación, Cayo Lara, y el diputado de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, tras la última acción de la banda terrorista, que esta mañana hizo explotar un coche bomba en Madrid. "En ningún caso la ciudadanía y las instituciones van a reconocerle como un actor político en precampaña. Es una organización terrorista y serán las fuerzas policiales y la Justicia las que tomen buena de actos que son claramente delictivos", enfatizó Llamazares en una comparecencia en la Cámara Baja. De la misma manera, recalcó que los terroristas tampoco "tienen ninguna legitimidad para levantar banderas ambientalistas o ecologistas" y usarlas en contra de la construcción de la denominada 'Y' vasca. ETA "DESAPARECERÁ" Por su parte, Lara insistió en que "a los violentos se les debe aplicar el Estado de Derecho porque esta será la mejor forma de que fracasen quienes buscan la independencia a través de la violencia". El máximo dirigente de IU, que vinculó el atentado con la anulación de las listas de Askatasuna y Democracia Tres Millones decidida ayer por el Tribunal Supremo, recalcó la necesidad de que los terroristas "no marquen las actuaciones" de los que sí son "demócratas" y representan "desde distintas opciones a una parte de la sociedad". "Toda Izquierda Unida va a estar donde siempre ha estado, condenando la violencia desde la filosofía de que no tienen más razón ni defienden mejor ningún interés aquellos que generan más violencia", afirmó, a la vez que reiteró que "ETA tiene que desaparecer y desaparecerá porque los problemas fundamentales de los ciudadanos no coinciden con sus prioridades y son mucho más dramáticos".