ETA.- Los terroristas adquirieron en Madrid la tarjeta prepago la semana previa al atentado

MADRID, 11 (EUROPA PRESS) Miembros de la organización terrorista ETA estaban o pasaron por Madrid varios días antes del atentado con coche-bomba del pasado lunes. La tarjeta prepago con la que telefonearon advirtiendo de la colocación de la furgoneta en la calle Ribera del Loira, junto al Parque Ferial Juan Carlos I, fue adquirida durante la semana previa al atentado, muy probablemente antes del fin de semana, informaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista. La Policía maneja varias hipótesis sobre la comisión del atentado y una de ellas es que ETA cuenta con algún tipo de infraestructura estable en Madrid, ya sea algún escondite o colaboradores. Sus sospechas se basan en la adquisición de la tarjeta prepago en Madrid y en el hecho de que los terroristas telefonearon advirtiendo de la colocación de la furgoneta-bomba a tan sólo un kilómetro de donde la acababan de aparcar, aumentando el riesgo a enfrentarse a un control policial si tuvieran que recorrer muchos kilómetros para esconderse. Además, los terroristas eligieron un lugar poco conocido de la Comunidad de Madrid, la pequeña localidad de Navagalamella, para robar la furgoneta que luego cargaron con los explosivos. Cuatro años antes y a pocos kilómetros de allí, una pareja robó otro vehículo y montó la bomba que luegó explotó en el barrio de San Blas el 25 de mayo de 2005. Una de las tareas a las que se encomiendan ahora los investigadores es localizar el lugar donde los terroristas cargaron con explosivo la Peugeot Partner robada a partir de las doce y media de la noche en Navalagamella. Entre esa localidad del noroeste de Madrid y el Ifema hay unos 50 kilómetros, una distancia que se recorre en alrededor de 45 minutos. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó esta mañana que una de las hipótesis que manejan los investigadores apunta a que ETA podría tener una infraestructura estable en la Comunidad de Madrid, aunque añadió que esta posibilidad "no es la más verosímil" de las que tiene encima de la mesa la Policía. Por el momento, ya se han impartido instrucciones para reforzar la seguridad en horarios y zonas 'calientes', medida que se suman a los controles antiterroristas que ya había puesto en marcha el Ministerio del Interior antes del atentado del lunes.